By 90Min
October 22, 2019

El Real Madrid vive desde hace un año es una espiral de la que no es capaz de salir. En cada partido se juegan la vida, da igual el tramo de temporada en el que nos encontremos. La derrota en Mallorca supuso un duro golpe de realidad para los blancos, el liderato de LaLiga no era más que un espejismo y era cuestión de tiempo que perdiera su primer partido. El efecto Zidane no es que se haya difuminado, es que ni siquiera ha aparecido y el técnico tiene menos crédito que nunca. Y con estas llega la visita al campo de Galatasaray.


Un encuentro en el que el Madrid se juega su credibilidad y la continuidad en Europa, que puede ser clave en el desarrollo de la temporada y que será determinante para Zinedine Zidane. El conjunto blanco arrancó la pretemporada sin un proyecto y las consecuencias de la falta de planificación no han tardado en verse. Aún no se ha completado el primer tercio de la temporada y Zidane ya se encuentra en el alambre, el partido ante el Galatasaray se presenta como un duelo a vida o muerte para el equipo y más aún para el futuro del entrenador. El infierno turco es cada día más real y el Madrid puede vivirlo en primera persona por partida doble.

Soccrates Images/GettyImages

Este Zidane no es el mismo que cogió al Madrid allá por el 2016, los resultados no están acompañando pero sobre el terreno de juego se ve un equipo flojo, sin contundencia en las áreas y en el centro del campo, con jugadores desmotivados y fallos tanto a nivel individual como colectivo. Hace algo más de tres años Zidane se hizo cargo de un equipo que iba a la deriva y logró conquistar una Champions detrás de otra, pero las sensaciones de este Madrid son cada vez peores. El equipo necesitaba un cambio para el que Zizou no se sentía preparado y dejó su puesto, y una vez que regresó al banquillo siguió sin tomar esas decisiones tan duras y decidió apostar por los hombres que le llevaron al éxito aunque no estuvieran en su mejor momento, lo que se tradujo en unos resultados nefastos.


El Real Madrid no se puede permitir el lujo de perder en Turquía y si lo hace el propio Zidane debería replantearse si se siente capaz de levantar un equipo desangelado al que su afición no quiere ver tirando LaLiga en diciembre ni peleando por la Europa League y sí entre los mejores de Europa. Una victoria ante el Galatasaray no cambiará mucho las cosas pero alargará la vida de un entrenador que no toma decisiones y que no consigue motivar a su equipo. Si hoy pierde probablemente no será cesado de forma inmediata pero Florentino, que tan poca paciencia tiene con los entrenadores, debería tomar la decisión antes de que sea demasiado tarde. Echar a un entrenador en el mes de octubre no es la mejor imagen pero la situación del equipo es insostenible y las sensaciones que trasmite es que esto sólo puede ir a peor. El Türk Telekom Arena puede ser el principio del fin para Zidane.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like