By 90Min
October 23, 2019

Franck Ribéry ocupa el puesto 7 en la serie sobre los 20 mejores jugadores de la década de 90min. Sigue el resto de las entregas durante las próximas dos semanas.


Estamos en el año 2006. Una emocionante Copa del Mundo será recordada por el cabezazo más infame de la historia del deporte. Si echamos la vista atrás en esa edición mágica del torneo más prestigioso del fútbol, un francés es elogiado por encima de todos los demás.


Zinedine Zidane volvió a escribir su nombre en los libros de historia, esta vez tras recibir una cartulina roja por propinarle un cabezazo a Marco Materazzi y que le costó a Francia la posibilidad de lograr su segundo Mundial.

French midfielder Zinedine Zidane (R) sh

Mientras que el camino de Les Bleus hacia la final en Alemania era aclamado por ser el punto final de la carrera de Zidane, el torneo de 2006 debería haber sido recordado por la irrupción de unos de los talentos más prometedores del fútbol.


Franck Ribéry apareció en escena durante el Mundial después de una temporada sensacional en el Olympique de Marsella. El joven francés brilló en un equipo plagado de superestrellas de renombre como Patrick Vieira, Thierry Henry y el propio Zizou.


A pesar de la calidad que tenía esa selección, Ribéry logró abrirse camino en el equipo y hacerse un nombre que deja un maravilloso legado. Ahora, en el ocaso de su carrera, el jugador tiene una vida más tranquila pero todavía sigue ocupando titulares mientras pulveriza registros en Italia.

Ribéry jugó durante dos temporadas en el Marsella en las que alcanzó el estrellato siendo uno de los extremos más formidables, ágil con ambos pies y con trucos y habilidades que podría darle vueltas a cualquiera. Sus actuaciones en la Ligue 1 le sirvieron para llevarse el premio al 'Jugador Joven del Año' en 2006 y conseguir un puesto en la lista de convocados para el Mundial.


Tras la exhibición en su debut en un Mundial, los grandes clubes de Europa iniciaron una carrera por fichar al jugador francés, que sería traspasado al Bayern de Múnich en 2007. En el conjunto bávaro militó durante 12 temporadas en las que conquistó todos los títulos posibles.


Es muy fácil quedarse atrapado mientras contemplas todos los trofeos y premios que ha conquistado el jugador, pero se pueden pasar por alto los momentos de alegría y entretenimiento que las estrellas brindan cada semana. Y eso es lo que hace Ribéry.

El pequeño francés es un mago con el balón en sus pies. Ribéry coge el esférico en el lado izquierdo, enfrente el lateral y otro defensor más, ambos temerosos de lo que pueda hacer el extremo.


Antes de que sus adversarios se den cuenta, Ribéry ha movido la pelota una o dos veces y en un abrir y cerrar de ojos los defensores están en el suelo mientras el conquistador se acerca a la portería contraria ante la desesperada estirada del guardameta.


Si bien la descripción anterior sería el objetivo ideal para muchos futbolistas, ese simplemente es un día en la vida de Ribéry. Una cosa es ser un ganador nato. ¿Pero también un artista?

Alexander Hassenstein/GettyImages

Durante sus mejores años Ribéry fue adoptado por los seguidores del Bayern como uno de los suyos y él prosperó en ese ambiente, golpeando una y otra vez desde el extremo formando una asociación imparable con Arjen Robben y el delantero más letal del mundo, Robert Lewandowski.


La mejor etapa de Ribéry fue en 2013 cuando por fin conquistó la Champions League con el Bayern, brindando una asistencia para Robben que anotó el gol decisivo en el último minuto, y fue tan alto su nivel aquella temporada que fue nominado al Balón de Oro.


Ribéry fue tercero en el galardón por detrás de Cristiano Ronaldo, y Leo Messi, pero muchos sintieron que el francés se merecía el premio más que sus rivales. El propio futbolista pensaba lo mismo:


"Me vi como el Balón de Oro. Es la verdad. No tuve nada que envidiar a Ronaldo o Messi. Recibí un duro golpe. Experimenté este tercer lugar como una terrible injusticia. Me hice la pregunta 10.000 veces: ¿por qué no yo? Cuanto más pensaba, más me disgustaba. No estaba claro".

OLIVIER MORIN/GettyImages

Ribéry es un líder dentro y fuera del campo y no teme hablar en contra de las injusticias. Sin embargo su carrera se ha visto manchada en ocasiones por las polémicas futbolísticas y extradeportivas, lo que le llevó a su retirada anticipada del fútbol internacional.


La estrella de Francia no será querida en su país de origen, y fue uno de los futbolistas que hizo de pararrayos cuando en la Copa del Mundo 2010 los jugadores de la selección francesa se rebelaron contra el seleccionador Raymond Domenech.


Pero Ribéry no anhela el cariño de sus seguidores nacionales. El jugador de 36 años puede mirar hacia atrás con orgullo tras logar una sensacional carrera en Alemania conquistando 9 Bundesligas, 6 DFB-Pokals, 1 Liga de Campeones, 1 Supercopa de Europa y 1 Mundial de Clubes.


La leyenda del Bayern se despidió emocionado del club alemán mientras preparaba una nueva aventura y el público de la Serie A está hipnótico tras la llegada de Ribéry a la Fiorentina. 

Gabriele Maltinti/GettyImages

En un gran partido en San Siro, un eléctrico Ribéry fue torturando a la defensa del Milán con sus artimañas y su velocidad antes de redondear su actuación con un golazo. Al retirarse del campo, fue ovacionado por una afición que se puso en pie ante un jugador que desafía el tiempo y las creencias.


Los años de Ribéry en el fútbol están contados, pero todos aquellos que en Alemania quedaron bajo su embrujo durante 12 años, los que le vieron en Francia saltar al escenario del panorama mundial y los testigos de su canto de cisne en Italia, todos hemos sido bendecidos al ver a este jugador mágico haciendo lo que él sólo sabe hacer.


Merci, Franck. 


20. Robben, el holandés volador que se convirtió en la leyenda del Bayern

19. Mohamed Salah: el faraón que explotó en Roma, se ganó a Liverpool y conquistó Europa

18. Sergio Agüero: el hombre que pintó Manchester de azul con su fútbol

17. Manuel Neuer: La leyenda del Bayern de Múnich y de Alemania que revolucionó la portería

16. Eden Hazard: el brillante belga que cautivó a los fanáticos de todo el mundo

15. Zlatan Ibrahimovic: El hombre que no necesita presentación

14. Toni Kroos: el subestimado talento del siglo que siempre estuvo donde tenía que estar

13. Giorgio Chiellini: La leyenda de la Juvenuts que siempre encontró el camino hacia la victoria

12. Marcelo: De las pachangas de la favela que vigilaba su abuelo a ganar cuatro Champions League

11. Robert Lewandowski: El polaco que conquistó Alemania

10. Neymar Jr: El talento brasileño que brindó la mejor noche en la historia de la Champions League

9. Gareth Bale: El 'Expreso de Gales' que conquistó Europa cuatro veces

 6. Dani Alves: un rebelde único con las vitrinas llenas de títulos 

You May Like