By 90Min
October 23, 2019

Se habló muchísimo en la previa y pasó lo que en River temían. Se instaló que al Millonario lo beneficiaban y terminó siendo perjudicado en la Bombonera.

Boca fue más que el equipo de Marcelo Gallardo y lo ganó bien (el 1-0 no le alcanzó para remontar el 0-2 en la ida), pero el plan de Gustavo Alfaro no hubiera funcionado de la misma manera sin la ayuda de Wilton Sampaio.


Le cobró muchísimas faltas inexistentes al Xeneize, desde lugares que podían generar peligro y fue clave para que River termine siempre muy cerca del arco de Franco Armani. Boca sabía que futbolísticamente era inferior y por eso apostó al 100% en la pelota parada.


Sampaio fue totalmente localista. Le cobraba todo lo que le reclamaban los jugadores de Boca y hasta tuvo errores totalmente insólitos. Tras el partido, Gallardo calificó su actuación como lamentable y hubo muchísimo enojo.


Para favorecer a un equipo no siempre es necesario inventarle un penal o sacar una tarjeta roja. También hay casos como el de ayer, en el que el árbitro con faltas metió en un arco al equipo rival.


En Núñez quedó la sensación de que lo intentaron perjudicar, pero igualmente logró clasificar a penal. Por su parte, en Boca reclamaron un supuesto penal de Pinola a Salvio y protestaron por el gol anulado (correctamente por una mano de Emmnauel Más).


En el fútbol, quedó demostrado que los árbitros te dan y te quitan. Los jugadores, el entrenador, los periodistas partidarios y los hinchas de Boca, parecieron haberse creído que había un sistema en contra de ellos. "RiVAR", "Corrupbol", y mensajes de este estilo se pudieron ver en redes.


A Boca no le alcanzó con un juez completamente localista para revertir la serie y ahora por un tiempo no deberían hablar más de la tarea de los árbitros. Aunque sabemos que seguramente lo harán...

You May Like