By 90Min
October 24, 2019

Una vez intenté ser camarero. Puse todo mi empeño para estar en la barra, pero el jefe se empeñó en que debía de ir a las mesas, preguntar a los clientes y llevarles los platos y bebidas. Era el mejor en lo primero, me desenvolvía como nadie delante de la clientela. Todos empezaban contentos conmigo. El problema llegaba después. Mis padres no me crearon con manos de artista y poco a poco empezaba a ser habitual que se me cayeran los platos o tuviera que hacer malabares para que los vasos llegaran sanos y salvos. Una vez tras otra. Todos sabían que era el mejor atendiendo, pero no sabía culminar la jugada. Duré dos semanas. Cada vez que veo jugar a Vinícius me recuerda a mi pobre experiencia de camarero.

GABRIEL BOUYS/GettyImages


Vinícius llegó al Real Madrid con vitola de crack. Los del Santiago Bernabéu, todavía resentidos porque Neymar se les escapó, lo ataron bajo el pretexto de que él iba a ser el líder que devolvería el jogo bonito a la canarinha y lo exportaría al Real Madrid. No ha sido así. Todavía es muy joven, pero ya todos sabemos que el brasileño es mucho ruido y pocas nueces. La coge por la banda, vuelve locos a sus rivales, cambia el ritmo del partido… pero se pierde en el área: ni remata ni asiste. Cuando trata de tirar, falla lo infallable; cuando la pasa, no escoge la mejor opción o el esférico termina en sus rivales.


El Santiago Bernabéu quería seguir ilusionándose con él, pero llegó otro. Uno que, al igual que Vinícius, ha empezado con ficha en el Castilla, pero que en dos partidos ha encandilado a todos. La falta de gol de Vinícius la suplió con un gol casi en el primer balón que tocó. Apenas ha disputado 125 minutos con el primer equipo, pero ya todos sueñan con que sea un nuevo líder en el Real Madrid. Las voces empiezan a sonar, aquellas que dicen ‘este es el bueno’ y desprecian a Vinícius.

Soccrates Images/GettyImages


Rodrygo puede que sea el aire fresco que necesita Zidane. Puede que él sí sea el jugador capacitado para hacerle salir del atolladero. No lo sabemos a ciencia cierta. Lo que sí que sabemos es que Vinícius no lo es. Rodrygo ya ha demostrado más que él en dos temporadas. La titularidad, hasta que llegue a Asensio, no debería ser un debate. El sitio es para Rodrygo.

You May Like