By 90Min
October 29, 2019

Lionel Messi es el número 1 en el Top 20 de los mejores futbolistas de la década de 90min. Puedes ver el resto de jugadores al final del artículo



Leo Messi. Su nombre es suficiente para enviar ondas de choque a través del sistema, las imágenes borrosas parpadean en el cerebro lo suficiente como para cuestionarte todo lo que creías saber sobre física. Sobre el movimiento. Sobre la diferencia entre sólidos, líquidos y gases. Acerca de la vida.


Eso es lo que sucede cuando te enfrentas con el mejor jugador de su generación, ergo el mejor jugador de esta década. Cuestionas las cosas, porque ver a Messi es una experiencia existencial. Pero nunca cuestionas a Messi.


Porque es incuestionable.

Quality Sport Images/GettyImages

Al menos no lo estuvo en mucho tiempo. Pero no siempre fue así.


Todos conocemos los problemas que tuvo con la hormona del crecimiento, las advertencias de "es demasiado pequeño" de los entrenadores y la vacilación de Oldell's Old Boys y River Plate para financiar el tratamiento. Está bien documentado. Pero eso no lo hace más extraño.


En estos momentos, no tengo un metro ni una máquina del tiempo para saber lo alto que era el argentino en las diversas etapas de su crecimiento tardío, pero sí sé que actualmente, mide cinco centímetros más que un tal Diego Maradona.


Claro, el tratamiento ayudó, pero los pequeños jugadores de Argentina... ya han funcionado bien antes.


Cuando era niño, Maradona era una sensación nacional haciendo malabares con naranjas y botellas con los pies durante los descansos en la retransmisión de los partidos*, y rápidamente se hizo conocido con apodos como 'El Pibe de Oro' y 'Cósmico', mientras Messi estaba atrapado con 'La Pulga' (¿entiendes?). 'La pulga'. No es lo mismo.

Argentina no estaba preparada para otro Maradona. Pero, dadas sus hazañas en el Camp Nou, Barcelona sí.


(*Se dice que Messi ha hecho el mismo tipo de diabluras en los descansos aunque con pelotas de fútbol pero eso no ayuda a la narrativa, ¿verdad? Y esa narrativa no está falsificada. Ambas partes decidieron no pagar el tratamiento. Es un hecho).


Con 13 años, Messi hizo la migración de Buenos Aires a la ciudad de los Dioses. No, no a Río de Janeiro. Al Barça, el hogar de Cruyff, Rivaldo, Stoichkov y más.


Y fue allí donde 'La pulga', gracias a un mejor entrenamiento, mejores condiciones y cierta intromisión biológica, se convirtió en una mariposa. Subió de rango a una velocidad récord, brillando con los menores de 14 años, el Barça C y luego en el Barça B antes de su debut oficial con el primer equipo el 16 de octubre de 2004.

JOSE LUIS ROCA/GettyImages

Las lesiones de jugadores asentados significó que el argentino pronto se convertiría en un fijo, anotando su primer gol el 1 de mayo de 2005 en un partido de Liga ante el Albacete. Un guiño a su herencia albiceleste, pero también un record convirtiéndose en el goleador más joven del club.


Esto ha sido superado por jugadores como Bojan Krkic y Ansu Fati, pero la premisa de su precocidad sigue en pie.


Ese verano le mostraría a su país a lo que habían renunciado, llevando a Argentina a la victoria en el Mundial Sub-20 de la FIFA y obteniendo la Bota de Oro y el Balón de Oro.


La temporada 2005/2006 fue casi pionera con destacadas exhibiciones contra el Chelsea en la Champions y en el Clásico ante el Real Madrid, pero se vio truncada por una lesión.


Y luego vino la auténtica explosión. La nominación al Balón de Oro. El objetivo más grande tras su explosión en el club. 2006/2007. El año en el que Messi se graduó de adolescente precoz a una auténtica superestrella.

LUIS ACOSTA/GettyImages

¿El gol? Esa jugada magistral esquivando rivales al estilo Maradona contra el Getafe. ¿El Balón de Oro? Perdió ante Kaká con Cristiano Ronaldo en segundo lugar. Después de todo esa fue una temporada sin títulos en el Barça, excepto la Supercopa de España.


El siguiente año también acabaría en blanco para el Barcelona y fue casi tan próspero para el 10 que perdería en las semifinales de Champions contra el campeón Cristiano Ronaldo.


En 2008/2009, después de un verano en el que Messi había triunfado en los Juegos Olímpicos con Argentina, el equipo azulgrana conqistó LaLiga, venció al Athletic de Bilbao en la Copa y al Manchester United en la Champions, con Leo venciendo a Ronaldo en el Balón de Oro.


Esa final se ganó con un cabezazo de Messi, su gol favorito. Esto es divertido, si consideras que todas las dudas sobre su altura las despejó con un cabezazo en el mayor escenario posible.

Pero en los próximos años subiría más alto. La cresta para el jugador y para el club fue seguramente la temporada 2010/2011 (aunque el cuarto Balón de Oro consecutivo en 2012 no fue un mal momento).


La Copa del Rey no consiguieron ganarla, pero sí LaLiga y la Champions de manera trascendental, con la mayor combinación de rendimiento individual y de equipo que posiblemente haya visto. 'Posiblemente', supongo.


Este fue el comienzo de una década de éxitos incontenibles. Con todo, el mago ha logrado 605 goles (91 en un sólo año, todo un record), 10 Ligas, 6 Copas y 4 Champions, entre otros logros.

La última parte es la que se atraganta, como la final del Mundial 2014. Es inquietante pensar que si Mario Götze no hubiera acompañado la carrera Andre Schurrle para rematar el centro y Gonzalo Higuaín hubiera aprovechado su gran ocasión, el estatus de Messi como el auténtico GOAT sería irrefutable.

Ahora eso es un oxímoron, e irrefutable no es una palabra que se pueda usar en el fútbol. Pero por desgracia esa es la cruz que tiene que llevar.

TF-Images/GettyImages

Pero afortunadamente puedo decir, y esto, por una vez, es irrefutable: sigue siendo el jugador de la década de 90min. Él es el único que puede reclamar este título.


Es el único que los gobierna a todos. El único que los encuentra a todos. El único que los atrae a todos, y en la oscuridad los une (a nosotros, los aficionados).


Y eso, en mi opinión, es igual de bueno.


 20. Robben, el holandés volador que se convirtió en la leyenda del Bayern

19. Mohamed Salah: el faraón que explotó en Roma, se ganó a Liverpool y conquistó Europa

18. Sergio Agüero: el hombre que pintó Manchester de azul con su fútbol

17. Manuel Neuer: La leyenda del Bayern de Múnich y de Alemania que revolucionó la portería

16. Eden Hazard: el brillante belga que cautivó a los fanáticos de todo el mundo

15. Zlatan Ibrahimovic: El hombre que no necesita presentación

14. Toni Kroos: el subestimado talento del siglo que siempre estuvo donde tenía que estar

13. Giorgio Chiellini: La leyenda de la Juvenuts que siempre encontró el camino hacia la victoria

12. Marcelo: De las pachangas de la favela que vigilaba su abuelo a ganar cuatro Champions League

11. Robert Lewandowski: El polaco que conquistó Alemania

10. Neymar Jr: El talento brasileño que brindó la mejor noche en la historia de la Champions League

9. Gareth Bale: El 'Expreso de Gales' que conquistó Europa cuatro veces

8. Dani Alves: un rebelde único con las vitrinas llenas de títulos

7. Franck Ribéry: el animador que nació para ganar

6. Luiis Suárez: El genio uruguayo que nunca dejó de apretar los dientes

5. Andrés Iniesta: el mago de Fuenteabilla que brilló en el mejor Barcelona de la historia

4. Sergio Ramos: el guerrero que llegó de Camas a Madrid y de Madrid al cielo

3. Luka Modric: el único de los mortales que convirtió su tiempo en oro

2. Cristiano Ronaldo: el animal que se forjó a base de trabajo duro

You May Like