By 90Min
October 31, 2019

El ciclo del Apache en el elenco xeneize está más que cumplido. Es un ex jugador de fútbol, no muestra empatía con el paladar del hincha azul y oro ni desequilibra ante rivales de menor jerarquía. ¿Qué espera para dar un paso al costado y dejar de ser un ñoqui?


En la República Argentina conocemos a una persona como "ñoqui" cuando cobra un sueldo por un trabajo que no realiza. Cuando está acomodada en algún lugar que sólo es para su beneficio, claro está. Carlos Tévez está a un paso de entrar en esa categoría. De hecho, el mundo Boca se lo hace saber.


Gustavo Alfaro se llenó la boca diciendo que el Apache sería su bandera mientras él sea el entrenador. Y el pez, sí, por la boca muere. Lechuga está a un paso de irse y antes de saltar hacia el vacío relegó a Carlitos al banco de los suplentes. La realidad es que en estos seis partidos que le quedan, el DT intentará salvar su ropa y Tévez no lo ayudará.

Afuera de la Copa Libertadores, eliminado ante River y peleando el campeonato local con Argentinos Juniors y el propio equipo de Gallardo, Tévez no tiene lugar en el equipo: es que no aporta absolutamente nada. Todas las pelotas que tiene, o la mayoría, terminan en la pérdida de posesión.

Ni hablemos de velocidad: ya la perdió hace rato. Para colmo de males, cuando juega lo hace en dupla con Wanchope Ábila que está demasiado lento. "No es un velocista", supo decir Alfaro hace varias semanas para "maquillar" su salida del equipo. Es que Lechuga necesita verticalidad, dado que su esquema defensivo propone contraataques que intentan ser veloces para sacar rédito.

Sin embargo, en el partido "más importante" de su vida, Alfaro optó por poner al Apache y que su experiencia sea la que pese para dar vuelta la serie ante River. Lo único que le pesó a Boca fue la impericia del 10 que se fue a China y dejó pasar la chance de jugar en plenitud en la última etapa de su carrera en el Xeneize.

Marc Atkins/GettyImages

Cuando volvió, nunca fue el mismo. Su regreso está lleno de frustraciones. Ya no tiene nada para darle a Boca ni a nadie. Hacete un favor a vos mismo, Carlos: da un paso al costado y no cobres por cobrar.

You May Like