By 90Min
November 01, 2019

Hace algunos años Chivas atravesaba una etapa difícil al estar cerca del descenso y anteriormente a ello, cuando todavía estaban entre sus filas elementos como Héctor Reynoso, Erick Torres, Marco Fabián, Luis Michel, Omar Arellano y Alberto Medina, se mencionaba que eran la peor plantilla de la historia, sin embargo, jamás llegaron a pelear el descenso, simplemente las cosas no se les daban.

LatinContent/GettyImages


Más adelante vino el momento en que el argentino Matías Almeyda tomó las riendas salvando a un equipo que sí estaba a nada de perder la categoría de no ser por la pésima campaña de Leones Negros y del Puebla, aparte que afortunadamente le dieron una continuidad al proyecto y no sólo dejaron atrás la racha negativa sino que vinieron los títulos y las alegrías, los cuales duraron poco pues con la partida del Pelado todo se vino abajo nuevamente.

Me atrevo a decir que desde que tengo memoria de conciencia, este ha sido el peor Guadalajara que he visto, pues las otras dos etapas pasadas que pudo observar había varios jugadores que intentaban hacer una diferencia, que al menos dejaban el alma en la cancha peleando cada pelota y que realmente sentían la camiseta pues les frustraba bastante el accionar que tenían, pero ahora, pareciera que varios de ellos juegan solamente por compromiso y no por amor, a excepción de Isaác Brizuela y Jesús Molina.



Aunado a ello, tal parece que la vergüenza no les afecta en lo más mínimo, pues con la actualidad de las rede sociales nos damos cuenta que muchos se están divirtiendo pese al presente del club, lo cual no está mal, pero deberían estar conscientes que ese tipo de cosas no las puede poner por momentos ya que molesta al aficionado, el cual los observa cada ocho días pero no ve ningún avance en su estilo de juego o que realmente busquen superarse.

Hay que ser sincero y luego de ver el paso de tres entrenadores como José Saturnino Cardozo, Tomás Boy y Luis Fernando Tena, uno se da cuenta que la culpa en verdad es de los jugadores, algunos que se sienten estrellas pero no dan el ancho a la hora de demostrarlo, pues Alan Pulido tiene chispazos, uno por partido, así que no puede ser tomado como un referente del ataque, mientras Alexis Vega llegó como esperanza de romperredes y cuando le dieron la titularidad no fructificó, sin olvidar que pareciera que la directiva se burló de los seguidores al anunciar a Oribe Peralta, un hombre que en su momento puso por encima el interés del América que de los tapatíos, y ahora sólo vino a cobrar pues la edad le pesa y tampoco parece transmitir experiencia al grupo.

Refugio Ruiz/GettyImages


Del mismo modo, los máximos culpables son los dirigentes del Rebaño, un dueño que se ha ausentado por problemas de salud, pero aún con su presencia la situación no iba bien, un hijo que no es conocedor del tema del fútbol sino del cine, sin olvidar los continuos cambios en el puesto de director deportivo y otras áreas, que le han hecho daño en las entrañas, mostrando que todo está de cabeza, además de personajes más interesados en sacarle provecho a lo económico que a lo deportivo como el ex CEO José Luis Higuera, que tomó las decisiones que quiso y hasta se encargó de deshacerse de un técnico y todo lo relacionado a él, jugadores de vital importancia que en estos momentos están haciendo falta como Rodolfo Pizarro, José Vázquez, Orbelín Pineda, Rodolfo Cota, entre otros más.

Tampoco debemos olvidar que si no fuera por los Tiburones Rojos del Veracruz, el Campeonísimo sería el último lugar de la tabla de cocientes, teniendo sólo un torneo para revertirlo todo, pues un club con tanta historia y denominado ‘grande’ no puede darse el lujo de ser uno que pague una fuerte cantidad de dinero para mantenerse en la Primera División, una medida bastante mediocre que le hace daño al aspecto deportivo y que se decidió sólo para no darle entrada a varios de los clubes del Ascenso MX por no tener estadios con tanta capacidad o una buena estabilidad económica.


Habrá que esperar a ver si Ricardo Peláez realmente será una pieza clave para cambiar todo, desde la plantilla y el técnico, volver a mejorar la cantera rojiblanca, una de las mejores del balompié azteca, y que le dé la seriedad posible evitando a toda costa caer en la mediocridad otra vez, el tiempo se agota y poco a poco un equipo, que siempre fue respetado, ahora se está convirtiendo en una burla constante sobre todo por ser el único que apuesta a jugar con puros nacionales, pero que no tiene los mejores y por eso se queda lejos de competir contra otros más como los del norte y su máximo rival, quienes si tienen posibilidades de invertir fuertes cantidades en futbolistas.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!


You May Like