By 90Min
November 03, 2019

Luego de la eliminación con River en la Copa y de perder la punta del campeonato ante Lanús, los dirigidos por Alfaro están inmersos en un mar de dudas y no pueden salir. De hecho, asumir el fracaso es peor: deben continuar con la mente alta y así trabajará Alfaro para ello.


Se sabe que Gustavo Alfaro es un líder nato. Más allá de sus gustos futbolísticos, el entrenador que llegó al Club Atlético Boca Juniors es una garantía al momento de formar grupos y de inyectar anímicamente a sus dirigidos. Es por eso que hasta suena lógico pensar que el momento en el que se encuentra la instituciòn azul y oro es especial para que un técnico como Lechuga esté al frente.

Daniel Jayo/GettyImages

¿Por qué? Boca necesita inflarse después de los fracasos ante River y Lanús, quedando eliminado de la Copa Libertadores y perdiendo la punta del campeonato (respectivamente). Lo peor que puede hacer es replantearse la situación, pensar que todo está perdido y reconocer que efectivamente está inmerso en un pozo sin salida.

Tiene que mirarse el escudo y hacerle caso a la frase que manifestó el entrenador al momento de llegar al club, allá por enero de 2019: "Los jugadores tienen el escudo de Boca adelante y el nombre atrás".


Es por eso que deben desempeñarse por y para Boca, a la altura de su historia y recuperar parte de lo perdido durante estos últimos meses. Si de alguna manera se logró resurgir, fue gracias a la injerencia de Alfaro. No deberían cometer el error de despedirlo o, en su defecto, no renovarle su contrato.

Daniel Jayo/GettyImages

Puertas adentro, Alfaro trabajará para devolverle a los suyos la confianza que le brindaron y demostrar por qué llegó al equipo xeneize. Será pan comido en los primeros días, ya que este DT es un motivador nato. A trabajar, Gustavo.

You May Like