By 90Min
November 04, 2019

Todas las miradas estaban puestas en él. Carlos Tevez fue uno de los protagonistas de la semana y su futuro es realmente incierto. El Apache volvió a estar en el equipo titular y sabía que debía responder en el campo de juego.


Si bien no jugó su mejor partido, demostró que tiene muchísimas ganas de quedarse en Boca y dejó en claro que es un jugador con personalidad para los momentos complicados. Se lo ve con ganas de sacar este mal momento adelante y de volver a tener revancha.

En el primer tiempo, Carlitos convirtió un golazo de tijera para el 1-0. Fue un verdadero desahogo para él. Necesitaba reencontrarse con el gol y recibir el cariño de los hinchas en la Bombonera.

"Ole le, ola la, Carlitos es de Boca y de Boca no se va", cantaron desde todas las tribunas. El mimo que el ídolo necesitaba y un mensaje de presión para el Presidente que sea elegido en diciembre.


Tevez redondeó un buen encuentro y fue reemplazado en el segundo tiempo. Esta claro que puede dar más adentro de la cancha, pero es un ídolo del club y demostró que no quiere irse de esta manera.

Cuando salió por Salvio, la gente lo volvió a ovacionar y se dio un gran abrazo con Gustavo Alfaro. Ambos están en la cuerda floja y parece que se están acompañando para sobrepasar este duro momento.


“No me imagino con otra camiseta, pero en ningún momento se me pasa por la cabeza. Uno tiene que empezar a hacerse la idea que puede pasar. Pero prefiero disfrutar esto”, declaró Carlitos y aseguró que Boca es su casa. Una casa de la que seguramente no quiera irse nunca y menos por la puerta de atrás. ¿Hoy? Demostró que dará la vida por poder quedarse en el club de sus amores.

You May Like