By 90Min
November 04, 2019

Un nuevo caso de racismo se vivió en el balompié italiano. En el partido correspondiente a la jornada número 18 de la Serie A entre el Hellas Verona y el Brescia, Mario Balotelli fue víctima de gritos e insultos discriminatorios por parte de la hinchada del conjunto local.

Súper Mario estalló en furia, tomó la pelota con la mano y la arrojó a la grada, harto de recibir insultos racisas cada vez que recibía el balón. 



Las reacciones en el mundo del fútbol no se hicieron esperar y, de inmediato, el acontecimiento se hizo viral, dejando un sin fin de muestras de apoyo y cariño para el jugador italiano del Brescia.


La Federación Italiana de Fútbol deberá tomar cartas en el asunto ante el racismo que se vive en sus estadios, pues el problema cada vez es más ponderoso, ya que esta temporada se ha visto manchada por los múltiples casos de discriminación presentados en el Calcio. Cabe destacar que estas acciones no son nuevas, pero el 'progreso' en la sociedad nos permite ver la gravedad de las declaraciones banales que siempre nos parecieron naturales y, ya conscientes de esto, no se puede permitir que esto siga sucediendo. La FIFA tiene que hacer algo con urgencia y ocuparse que esto no suceda nunca más. 

You May Like