By 90Min
November 06, 2019

En una entrevista para Fox Sports, Andrés Guardado reconoció que ser el capitán de la selección mexicana no es una tarea sencilla y mucho menos si el gafete viene precedido del segundo mejor jugador en la historia del país, Rafael Márquez Álvarez.

El Káiser no sólo defendió los colores del Fútbol Club Barcelona; ganó tres Champions Leagues, una como titular indiscutible e incluso en algunos partidos portó el gafete de capitán en el segundo club más ganador de España. Muchas veces no se valora la figura de Márquez como debería de ser, pues discute cara a cara con Hugo Sánchez por ser el futbolista más importante en la historia de México, con el apoyo de dos orejonas en la espalda.

Por eso no sorprende que Andrés Guardado declare así. Se agradece la franqueza y también se entiende, pues a pesar de emigrar a Europa con 21 años, la trayectoria de uno con otro es incomparable. El Principito lo ha hecho bien, se ha cargado al hombro a una selección plagada de polémicas y ha respondido en la cancha en los momentos importantes. Nadie olvida su festejo contra Croacia en Brasil 2014 o su volea a Costa Rica en Copa Oro. Guardado no se esconde, siempre está y por eso es el capitán.

Para México es triste no producir más jugadores como Rafa, pues una selección que quiere subir de peldaño requiere jugadores con mayor jerarquía, que sean líderes natos y que de paso lleguen al nivel estelar del fútbol mundial. A Guardado lo hicieron líder y ha sabido lidiar con ello, pero no nació con esta cualidad y sus palabras lo señalan. Agradecidos todos con el Zorro Plateado, por las alegrías y el esfuerzo, pero el objetivo para cualquier jugador que se visualice como futbolista es ser mejor que él. 

You May Like