By 90Min
April 03, 2019

En el fútbol también hay un sitio para las supersticiones y algún que otro equipo ha tenido que soportar fenómenos extraños y maldiciones de primera mano.

Veamos a continuación algunas de las leyendas negras de este deporte.


El número 7 en el Manchester United


El número 7 es un dorsal cargado de tradición en el Mancehster United. Grandes leyendas como George Best, Bryan Robson, Eric Cantona, David Beckham y Cristiano Ronaldo lo han lucido, pero llevar el 7 también conlleva un presión añadida a la que todos han sucumbido en la última década.


El último jugador en lucir el 7 con éxito fue precisamente el portugués. Una vez que Cristiano partió hacia el Real Madrid en 2009 Michael Owen cogió el dorsal pero en tres temporadas uno de los pocos logros que se le recuerdan es la victoria ante el City.

Michael Regan/GettyImages

Tras la marcha de Owen, Antonio Valencia heredó el dorsal en 2012. Su trayectoria con el 7 a la espalda se acabó cuando llegó Ángel Di María. El argentino sólo estuvo una temporada en Old Trafford y a su marcha fue Memphis Depay quien llevó el dorsal durante 18 meses. Actualmente es Alexis Sánchez quien juega con el 7 a la espalda pero todo parece indicar que el chileno dirá adiós al United y el mítico dorsal quedará libre de nuevo.


Los gatos enterrados del Racing de Avellaneda


En 1967 el Racing de Avellaneda se proclamó campeón de la Copa Libertadores y de la Copa Intercontinental. Parecía que el Racing no tenía rival y de repente comenzó una época de debacle sin conseguir un título en más de diez años e incluso descendieron a la Segunda División.


Cuenta la historia que los aficionados de Independiente de Avellaneda enterraron siete gatos negros muertos detrás de una de las porterías, y a medida que el Racing veía como pasaban los años sin ganar y cosechaba un fracaso tras otro empezó la búsqueda de los felinos.

Image by Estefanía Ramos

Seis de ellos fueron encontrados por lo que la maldición aún permanecía y en 1998 el club se declaró en bancarrota. Un año más tarde, un sacerdote realizó un exorcismo en el estadio ante 100.000 personas y en 2001 encontraron el séptimo gato. Ese mismo año el Racing de Avellaneda se proclamó campeón del Torneo Apertura 34 años después de su último título.


Bayer 'Neverkusen' 

Tras quedarse a las puertas de conquistar la Bundesliga, el Bayer Leverkusen fue apodado cruelmente como el Bayer Neverkusen, y a día de hoy todavía sigue sin proclamarse campeón de Alemania tras 115 años.

Christof Koepsel/GettyImages

En 1997, 1999, 2000, 2002 y 2011, el conjunto bávaro quedó subcampeón y a algún aficionado todavía le duele recordar cómo se perdieron los títulos. En la temporada 1999/2000 fue en la última jornada. El Bayer visitaba al Unterhaching y un empate le servía para ser campeón, pero un gol en propia puerta de Ballack anunciaba el desastre y el Leverkusen perdería 2-0. A la temporada siguiente en dos semanas el Bayer se quedó sin Bundelisga, perdió la final de la Copa alemana y la Champions.


Los gitanos de Birmingham


Ser aficionado del Birmingham es un acto de fe y más si miramos la leyenda negra que le persiguió hasta hace poco más de una década. Según cuenta la historia en 1906 la ciudad fue maldecida cuando ese año el presidente del club decidió cambiar el estadio al St. Andrew’s Stadium en Bordesley, un barrio ocupado por una familia de gitanos lo que suponía su traslado.


El día del partido inaugural en el nuevo estadio los gitanos lanzaron una maldición para los próximos 100 años, y los blues tuvieron que esperar 57 años para levantar un título. Además, durante la Segunda Guerra Mundial la tribuna se quemó el césped sufrió graves desperfectos provocando el cierre del estadio.

Tony Marshall/GettyImages

El Birmingham empezó a creer que la maldición de los gitanos era la consecuencia de la deriva del equipo y comenzaron a probar diferentes conjuros. El técnico Ron Sunders ordenó que se colgasen crucifijos en los postes de luz del estadio, y Barry Fry orinaba en las cuatro esquinas del campo.


La maldición debería acabar el 27 de diciembre de 2006 y ese año el Birmingham ascendió a la Premier y en 2011 conquistó la Carling Cup.


Australia y el Mundial

Johnny Warren ha desvelado la historia que perseguía a Australia en los mundiales. La selección australiana peleaba por conseguir una plaza para el Mundial de México 1970 y necesitaba ganar frente a Rhodesia (Zimbabwe). Los jugadores recurrieron a un hechicero africano antes del encuentro y el brujo lanzó un maleficio contra Rhodesia enterrando unos huesos cerca de los postes.

Robert Cianflone/GettyImages

Australia ganó el partido pero no pudo pagar los 100.000 dólares que el hechicero había pedido y Warren señaló en su autobiografía que el hechicero le dio la vuelta a la maldición a modo de venganza.


La selección australiana logró acceder al Mundial de 1974 pero estuvo 30 años sin volver a pisar una Copa del Mundo. En el año 2004 el presentador de televisión John Saffran, viajó hasta Mozambique para acabar con la maldición y allí encontró otro hechicero que revirtió la situación. Australia logró clasificarse para el Mundial de Alemania 2006 y desde entonteces no se ha perdido ninguna cita.


Bela Guttmann y el Benfica

En 1959 Bela Guttmann cambió el Porto por el Benfica y llegaron los éxitos. El club portugués se proclamó campeón de Europa en 1961 y en 1962. Tras ese título el técnico húngaro pidió un aumento de salario que le fue denegado, y según cuentan Guttmann se marchó dejando caer un maleficio: "Sin mí, el Benfica no ganará un título europeo en 100 años".

Image by Estefanía Ramos

El equipo portugués no ha vuelto a ganar ningún título en Europa perdiendo las finales de la Copa de Europa de 1963, 1965, 1968, 1988 y 1990, y en 1983, 2013 y 2014 de la Copa de la UEFA.


El club ha intentado derrotar el mal fario construyendo una estatua de Guttmann en el estadio Da Luz pero no ha sido suficiente.


Este artículo está patrocinado por The Curse of La Llorona, próximamente en los cines. Mira el trailer a continuación:

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)