By 90Min
December 15, 2017

El Veracruz sigue en el ojo del huracán pues se había mencionado que el equipo no podría participar en el régimen de transferencias debido a los adeudos que tenía con sus futbolistas, de uno y dos meses supuestamente, los cuales hasta el momento no había saldado.



De cualquier forma, el presidente de los Tiburones Rojos, Fidel Kuri Grajales, hizo acto de presencia en las instalaciones de la Federación Mexicana de Fútbol para ver que elementos podía incorporar a su plantilla.

La polémica se hizo aún más grande cuando el político admitió que no había pagado a tiempo el dinero e incluso tuvo el descaro de ironizar en las redes sociales que cómo iba a hacerlo si los bancos estaban cerrados.



“¿Y qué querías? Que me abrieran el banco ayer (martes) para pagarle a la Federación? Jajaja”, fueron las palabras del directivo en Twitter tras las acusaciones que se le lanzaron.

Con el transcurrir del tiempo se conoció que el dueño de los escualos realizó los pagos correspondientes pero no completos, ya que únicamente depositó la mitad de lo que se debía, así lo notificó el Diario Récord.



Debido a la falta de pagos a sus elementos no tenían derecho de participar en el Draft invernal pero al final la Liga Bancomer MX hizo oídos sordos y no tomó cartas en el asunto como lo llegó a hacer con Puebla el año pasado, que sólo pudo adquirir refuerzos hasta que realizó los pagos de sus adeudos.

Fue hasta las seis de la tarde cuando los dirigentes veracruzanos presentaron documentos bancarios que avalaron los pagos y hacia el final del día pudieron ingresar a la sala de negociaciones, logrando la contratación de Carlos Esquivel, que militaba en Toluca, pero todavía esperan reforzarse con otros cuatro jugadores del extranjero.



Los jarochos, comandados ahora por Memo Vázquez Jr., tendrán una difícil tarea en el Clausura 2018 pues buscarán evitar la quema porcentual ya que acumulan 88 unidades en los últimos cinco torneos, ocho menos que los Gallos Blancos del Querétaro y 13 abajo del Puebla y Atlas, así que deberán tener un certamen casi perfecto para no terminar en el Ascenso MX.

La buena noticia para Veracruz es que si desciende y un equipo no certificado del Ascenso MX gana el derecho a subir, como es el caso de Alebrijes de Oaxaca, actual monarca, los escualos deberán pagar 120 millones de pesos al equipo de la Liga de Plata para mantener su derecho de estancia en la Primera División.



No cabe duda que la Liga MX sigue teniendo sus movimientos turbios, ¿los Tiburones Rojos seguirán en primera para el Apertura 2019?

You May Like