La primera fecha de la zona de grupos de la Copa Libertadores dejó un balance que llamó la atención: ninguno de los seis equipos argentinos pudo quedarse con los tres puntos.

River empató en Perú en la última jugada contra Alianza Lima, Boca empató en Bolivia contra Wilstermann, San Lorenzo empató contra Melgar en Perú, Rosario Central empató de local contra Gremio, Godoy Cruz también lo hizo contra Olimpia y Huracán fue el único que cayó derrotado: perdió 1-0 de local contra Cruzeiro.

Ninguno pudo ganar y quedaron dudas para lo que se viene. Además, la mayoría de los representantes argentinos no vive un gran momento en el torneo local. Si bien lograron la clasificación en la temporada pasada, no coincide con sus presentes en el 2019.

Luego de una final entre argentinos en el 2018, la actuación de los argentinos en esta edición es una verdadera incógnita. Está claro que la gran mayoría no son favoritos y tanto River como Boca son los que más chances tienen de consagrarse.

river-plate-v-boca-juniors-copa-conmebol-libertadores-2018-5c831ed7c4cbcc3e59000001.jpg

Lo cierto es que las expectativas no son altas. La primera fecha fue el reflejo de lo que se está viviendo en el fútbol argentino. Parece complicado que cambie, ya que los equipos no viven buenos momentos en la Superliga. El mejor ejemplo es Rosario Central, que sigue sin ganar en el 2019 o San Lorenzo, que no encuentra juego y que tiene enojado a sus hinchas.

Esta claro que la fase de grupos es larga y esto recién empieza. Pero también es una realidad que por el momento hay más dudas que certezas. ¿Lograrán cambiar en la próxima fecha'?