Michael Arroyo, quien estuvo involucrado en problemas de dopaje hace aproximadamente un año y fue condenado por la FIFA, terminó su ‘condena’ y está listo para regresar al fútbol mexicano.

Todo parece indicar que el ecuatoriano, campeón de Liga MX y bicampeón de CONCACAF con el América y ganador de la Copa Libertadores con Gremio de Brasil ,regresará al balompié nacional, específicamente a la liga de ascenso, con el equipo de Dorados de Sinaloa.

Arroyo salió del América en 2017, con rumbo a Gremio, de ahí fue traspasado al Barcelona de Guayaquil, equipo donde jugó antes de llegar a la Liga MX. Antes de comenzar la temporada 2018-2019, dio positivo en dopaje, por lo que fue sancionado por la FIFA por un año.