Zidane tiene trabajo por delante en el Real Madrid. Más allá de los resultados, la salida de Solari ha estado condicionada también por la mala relación con algunos de los pesos pesados del vestuario blanco y Zidane tiene la misión de recuperar a esos hombres

Según AS, nada más llegar ayer martes a Valdebebas, Zidane ordenó su despacho y dedicó unos minutos a cada jugador individualmente, sin ninguna excepción. Les hizo saber que todos partían de cero desde ese mismo instante y que debían olvidarse del pasado.  "Arrancamos de cero, todos, da igual cuál fuera la situación de cada uno. No importa nada de lo que hayamos hecho antes. Nadie tiene ganado el puesto y nadie lo tiene perdido. Estos meses que quedan nos van a servir de mucho...", vino a decir el galo.

Poco más se sabe de la sesión. Esta fue a puerta cerrada y las pocas imágenes difundidas son del club. En ellas se puede ver que las caras largas han desaparecido y que vuelve la paz y el buen rollo en el vestuario. La cara de Marcelo durante el video lo dice todo y es extensible al resto de compañeros señalados por Solari, que vuelven a tener una nueva oportunidad para esta temporada.

5c8a58ccba58567643000001.jpeg

La vuelta de Zidane en marzo supone, además, el inicio de la preparación para la temporada que viene. El club no opta a nada a estas alturas de año y durante los dos meses y medio de temporada que resta mantendrán la cabeza puesta en preparar la temporada que viene.