By 90Min
October 03, 2017

Si bien estamos acostumbrados a ver patadas de todo tipo en casi todos los fines de semana de fútbol, hay algunas que exceden la normalidad por lo violentas, y que rápidamente recorren el mundo con una misma conclusión: no le podés pegar así a una persona, más allá de que sea un rival en el marco de un partido profesional.

Eso ocurrió en la Primera División de Kuwait, donde el jugador Bader Al-Mutawa sufrió una inexplicable patada por parte de un defensor del conjunto rival, Al Salmiyah. Lógicamente, la jugada desató un tumulto entre los futbolistas e incluso se trasladó a las tribunas, de donde cayeron objetos contundentes al campo de juego.


El responsable de la patada fue Ahmed Abdulghafoor, que no tuvo ningún problema en irle a Al-Mutawa con los dos pies para adelante. El agredido se levantó inmediatamente y lo fue a encarar a su rival, y en ese momento se generó la batalla campal que obligó a detener el partido.


¿Qué decidió el árbitro del duelo tras el parate de 10 minutos? Simple: expulsar a cuatro jugadores. Cuando el clima se puso más tranquilo, el encuentro continuó y terminó con el marcador igualado, 2 a 2, pero todos recordarán el partido por la temible acción.

You May Like