By 90Min
October 16, 2017

El que piense que las quejas hacia los árbitros solo se dan en el fútbol profesional está muy equivocado. En el fútbol más modesto también se da y no con poca frecuencia. Precisamente ha sido la queja, si se le puede llamar así, del entrenador del Manlleu, equipo de Primera Catalana, Albert Santanera, la que ha puesto de manifiesto los errores arbitrales en el fútbol modesto.

El técnico del Manlleu recriminó de manera muy destacada la labor del colegiado catalán Marcelino Gracia por haber pitado un penalti en contra en el partido que enfrentó al Montañesa contra el Manlleu. "Todos los árbitros son unos hijos de puta" dijo Santarera al finalizar el partido según ha apuntado hoy el Diario Sport. No fue al único estamento del fútbol catalán al que atacó, también se dirigió contra la propia Federación Catalana de Fútbol, de la que dijo que "son unos cabrones por enviarnos esta mierda de árbitros aquí".

Image by Manuel Navas

Lo cierto es que, con mejor o peor actuación arbitral, las palabras del entrenador del Manlleu están fuera de todo lugar, más aún cuando Montañesa ganó el partido con solvencia, 5-1, y el propio entrenador del Manlleu reconoció la superioridad del rival.

Ante el revuelo que se ha formado por distintos medios informativos, el propio Albert Santanera ya se ha apresurado disculparse, pero con matices. "Solo me he equivocado en las formas, no por el contenido" dijo a través de sus redes sociales. 


Santanera está a la espera de lo que decida el Manlleu por sus declaraciones y entiende que puede pasar cualquier cosa respecto a su permanencia en el equipo. "Espero cualquier cosa, lo voy a aceptar, como si me echan. No sé qué voy a hacer, quizá no vaya ni al entreno el martes", dijo anoche en "El Partidazo" de la Cope.


You May Like