By 90Min
October 16, 2017

Sólo estuvo cinco años en el Barça, pero Ronaldinho es considerado como uno de los mejores jugadores que han pasado por la historia del club. El brasileño deslumbró a culés y demás aficionados al fútbol con su magia, su samba sobre el campo y su permanente sonrisa. Además, llegó en un momento de decadencia y revolucionó el vestuario con su juego y títulos como una Champions League, entre otros.

Es por esto que su regreso al Camp Nou para jugar el Joan Gamper dos años después de su marcha al Milán fue un día inolvidable tanto para los aficionados del Barça como para el jugador.

Sobre todo el gesto que tuvo el capitán Puyol aquel día en la entrega de trofeos, tal y como ha revelado el propio Ronaldinho en una entrevista a TV3. Ese detalle se le quedará grabado por siempre. "Puyol fue mi hermano cuando estuve aquí y el homenaje que me hizo en el Gamper no lo olvidaré jamás. Yo no me despedí del Barça, ya que no salí del club como el Barça no salió de mí", confesó.

Y es que la marcha de Ronaldinho del Barça en 2008 no fue la deseada. Entonces se dijo que un recién llegado al banquillo del Barça, Pep Guardiola, le había dejado claro que no contaba con él. No obstante, el brasileño ha desmentido esa información y ha revelado que la decisión de irse fue sólo suya. "Fue una decisión mía. Ya había cumplido mis objetivos y necesitaba nuevos retos. Con Pep siempre tuvimos buena amistad. Él entrenaba al filial y yo tenía relación con Pere, su hermano, por temas de ropa deportiva. Siempre fui muy directo y abierto con todos. No me había cansado de ganar, pero sí que necesitaba cosas nuevas. Aquellos que se quedan parados no evolucionan", opinó.

You May Like