By 90Min
October 20, 2017

El estadio Santiago Bernabéu siempre ha impuesto respeto a sus rivales y ha hecho que el Real Madrid se crezca en los momentos más oscuros. El aliento y empuje de su afición, y la mística del feudo blanco han revertido situaciones y marcadores imposibles, incluso cuando el juego del equipo no ha sido fluido y llamativo.

Esta temporada su brillo se ha opacado, los rivales ya no temen jugar en el Teatro de la Castellana y salen del recinto con un botín bajo sus brazos. De los cuatro partidos de La Liga disputados han conseguido dos empates (Valencia y Levante), una derrota (Betis) y una victoria (Espanyol), mientras que en la Champions League vencieron al APOEL y empataron con el Tottenham.

Image by Elias Manzur Carrera


Asimismo, la pegada ha ido en declive al registrar únicamente nueve goles en los seis partidos disputados, logrando un promedio de 1.5 goles por partido, algo poco habitual en un conjunto que ha logrado marcar más de 100 goles en una temporada y cuenta con delanteros de talla mundial.


Todo lo contrario ocurre cuando juegan lejos de casa, ya que de cinco partidos jugados (cuatro de La Liga y uno de Champions) han conseguido pleno de victorias y una cuota goleadora de 13 goles, un promedio de 2.6 goles por partido.

Image by Elias Manzur Carrera

El conjunto dirigido por el francés Zinedine Zidane, buscará voltear la situación este domingo cuando se enfrente al Éibar. Sentirse fuertes en casa, hacer buen fútbol y brindarle una alegría a su afición debe ser el objetivo del actual campeón.

You May Like