By 90Min
October 20, 2017

El entrenador argentino programó el entrenamiento de ayer a las once de la mañana pese a haber aterrizado en Madrid a las cinco de la madrugada. A Simeone no le ha gustado empatar ante el modesto equipo azerbaiyano y quiere centrarse rápidamente en la cita liguera del domingo ante el Celta, la cual les desplazará a Balaídos.

Las tablas en el marcador del Qarabag-Atlético (0-0) no gustaron a Diego Pablo Simeone, que ve como su equipo se queda en la tercera posición del grupo C con 2 puntos, a tres de la Roma y 5 del Chelsea, teniendo uno más que los de Azerbaiyán. Es por eso que, pese a que el avión aterrizó en Madrid a las cinco de la madrugada, el argentino programó el entrenamiento matinal de ayer a las 11. De este modo, deja claro que quiere pasar página y centrarse en la contienda de la novena jornada de LaLiga, el domingo a las 16:15 en Balaídos.

Será la oportunidad para los rojiblancos de olvidar el resultado y tratar de conseguir una victoria que tras empatar en el feudo del Leganés y en casa ante el Barcelona. Están cuartos a seis puntos de los azulgrana, con el Valencia (+2) y el Real Madrid (+1) también por delante. El Celta, por su parte, ocupa el décimo lugar. Deberán vigilar especialmente a Iago Aspas, Daniel Wass y Pione Sisto, los hombres más en forma del conjunto gallego.

You May Like