By 90Min
November 07, 2017

Un hecho lamentable se produjo el domingo en Tucumán, en pleno Superclásico entre River y Boca. Hinchas de ambos equipos miraban pacíficamente el partido en un bar ubicado en Avenida Colón y Florida, pero todo cambió cuando Nahitan Nández marcó el 2 a 1 para el Xeneize.

Los fanáticos del club azul y oro que estaban observando el encuentro festejaron, lógicamente, el gol del uruguayo de manera eufórica, hecho que los Millonarios presentes no aguantaron, por eso no tuvieron mejor idea que empezar a agarrarse a las trompadas.

Hubo de todo: gritos, empujones, piñas y hasta un cesto de basura por el aire, todo luego de un cachetazo de un energúmeno de la Banda hacia un simpatizante rival por hacer lo que hubiera hecho cualquier hincha: gritar el gol de su equipo.

El video fue difundido por Noticias Tucumán y se viralizó rápidamente por la situación en cuestión y por lo curiosa que resulta una pelea a tantos kilómetros del lugar de los hechos: 1300, precisamente.

Luego de este hecho, queda claro una vez más lo mal que estamos como sociedad al punto que no se puede observar un partido en un lugar común con ambas parcialidades, ya que el que es derrotado no aguanta ver festejando al rival.

You May Like