By 90Min
November 25, 2017

El Real Madrid consiguió un triunfo valioso por 3-2 en un partido en el que los blancos de nuevo dejaron muchas dudas en el Bernabéu ante un combativo Málaga que no luchó hasta el final. Un encuentro también con mucha polémica para ambos bandos por el arbitraje de Gil Manzano, que no estuvo afortunado en su arbitraje. Además, Cristiano pudo poner fin a su sequía de cara a gol.

Zidane no pudo contar con Sergio Ramos para el centro de la defensa. El defensor deberá esperar para jugar con la máscara hasta la próxima jornada. En su lugar colocó a Vallejo. El francés también retocó el centro del campo con la suplencia de Modric y la titularidad de Lucas Vázquez. En el banquillo también estaba Kovacic, que volvía tras estar lesionado varios meses y Ceballos, que volvió a ser el gran perjudicado. Ni rotando al croata tuvo una oportunidad de inicio, lo que cabreó a muchos madridistas.



Comenzó el Madrid con ganas de cambiar la dinámica de los partidos de esta temporada en el Bernabéu. Los blancos mandaron desde el primer minuto del partido y pronto se adelantaron con un gol de Benzema. El francés sólo tuvo que empujarla tras un rechace después de un remate de cabeza de Cristiano Ronaldo ante un blando Málaga en defensa.

No le duró mucho la alegría a los blancos, ya que Kroos cometió un error imperdonable en una entrega sobre Varane que acabó con el gol del empate. Eso sí, pocos minutos más tarde pudo solventarlo con una buena asistencia desde el córner a Casemiro, que no falló de cabeza. Partido muy entretenido para los espectadores con 3 goles en 20 minutos pero a buen seguro que no les gustó demasiado a Míchel y Zidane.

Se echó de menos en la primera parte a Isco, pero el que estaba 'on fire' era Casemiro. Y es que estuvo en todos lados el brasileño. Ayudó a la defensa y con el balón incluso se permitió el lujo de tirar paredes en el borde del área.

Tras los 20 primeros minutos que fueron locos, los merengues durmieron el partido y movieron de un lado para otro, pero apenas sin peligro sobre el área rival. Cristiano tuvo otra ocasión antes del descanso, pero esta vez fue Roberto con un paradón el que impidió el gol del delantero. 

Pero el lío llegó justo en el final de la primera parte. El Málaga sacó una falta con el tiempo cumplido y el colegiado Gil Manzano decidió pitar el final cuando el balón estaba en el aire. Casualidades de la vida que ese balón acabó rematándolo un jugador del Málaga y entró a gol. Evidentemente los jugadores del conjunto andaluz protestaron la decisión arbitral y las redes ardieron.

No conseguía el Madrid batir a Roberto en la reanudación, el partido estaba muy abierto y tanto era así que al final el Málaga volvió a sorprender a los blancos, esta vez con un disparo desde fuera del área del Chory Castro ante el que Casilla erró.


Los de Zidane intentaron reaccionar pero los cambios de Míchel llevaron al Málaga a tocar el balón y llegar con facilidad a la portería rival. Incluso los visitantes pidieron penalti por un manotazo de Varane a Juanpi y se oyeron algunos pitos en el Bernabéu.

El que sí pitó Gil Manzano es una pena máxima sobre Modric. Esta fue más clara y permitió a los blancos solventar un partido que se les puso cuesta arriba hasta en dos ocasiones. Ronaldo marcó al fin, eso sí con susto incluido, ya que el penalti lo paró Roberto pero en el rechace no falló.


Por increíble que parezca, los blancos acabaron encerrados en su campo, con el Málaga yendo a por el partido, pero los de Míchel no consiguieron el premio final. El Madrid consiguió salvar un partido que a priori parecía fácil pero que los jugadores se complicaron. Con esta victoria, de nuevo se ponen a siete puntos del líder Barça.


You May Like