By 90Min
November 26, 2017

Mestalla volvía a vivir una noche grande. El Valencia, segundo clasificado, recibía al FC Barcelona, líder, en un duelo que prometía ser de altos vuelos. El partidazo de la jornada con dos de los equipos que están en mejor forma de Europa. Marcelino alineaba con su once base mientras que Valverde, condicionado por la baja de Piqué, sorprendía con su once.

Justo antes del inicio se guardó un sentido homenaje a Jaume Ortí, ex presidente del Valencia que consiguió hacer a los chés grandes.


El partido transcurría con normalidad hasta que el árbitro no daba un gol a Messi que sí entró pero el linier no vio. El balón votó dentro. Twitter vibró entre críticas al árbitro y petición del ojo de halcón. 


Nada más comenzar la segunda parte, el árbitro advirtió a Garay que debía cambiarse las calcetas porque las tenía rotas. Muchos tuiteros enfurecieron porque esto sí lo vio el colegiado.


La segunda parte empezó de forma totalmente contraria a la primera mitad. El Valencia por fin conseguía penetrar entre la defensa culé y al cuarto de hora Rodrigo conseguía anotar el gol que les adelantaba en el marcador.


En los minutos finales el Valencia dio un paso hacia atrás y volvió a cederle todo el balón al Barcelona. Los culés no conseguían encontrar huecos pero una genialidad de Messi en un balón hacia el espacio hizo que Jordi Alba remataro como el mejor de los extremos y empatara el partido.


Con el 1-1 se llegó al final. Vimos un partidazo en Mestalla entre dos gigantes que terminó con un empate junto.

You May Like