By 90Min
December 25, 2017

La situación profesional de Isco Alarcón ha dado un giro de 180 grados en los últimos días. El malagueño venía siendo el mejor de su equipo desde hace bastantes meses, aquel jugador que marcaba las diferencias con un pase, una pisada o una conducción de balón. Sin embargo, Zidane decidió prescindir de él para el pasado Clásico de Liga ante el Barça en favor de Kovacic, una decisión que no ha entendido nadie y menos el propio Isco.


Y es que, tal y como afirma el diario Sport, el futbolista no entiende su última suplencia cuando venía jugándolo todo y ha acabado harto de su entrenador. Isco se sentía feliz porque entendía que era indiscutible, pero esta lección le ha servido para abrir los ojos una vez más y darse cuenta que esa no es la realidad y que cuando llega un partido importante su entrenador no tiembla a la hora de dejarle en el banquillo.

El centrocampista ahora también anda con la mosca detrás de la oreja por el tema Bale. En anteriores temporadas, Zidane no dudó en apostar por la 'BBC' con el galés en ataque siempre que este estaba bien físicamente. Y ahora esa amenaza vuelve a estar presente. Parece que por fin Bale está pudiendo encadenar partidos y además está siendo decisivo saliendo desde el banquillo, por lo que todo hace indicar que en las próximas jornadas Bale podría ser titular en detrimento del malagueño, ya que los verdaderos intocables son Kroos, Modric y Casemiro.

Habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos de aquí a final de temporada, pero este duro palo ha provocado que sea prácticamente imposible que Isco vuelva a confiar en las palabras de su entrenador y en sus promesas incumplidas. Por tanto, no sería de extrañar que este próximo verano se vuelva a hablar de una posible salida del jugador. El gran problema es que tras su última renovación, la cláusula de Isco de 700 millones de euros hace imposible que cualquier equipo pueda afrontar su fichaje si el club se niega a negociar.

You May Like