By 90Min
December 30, 2017

“Tenía la ilusión de volver y ponerme la camiseta de Peñarol”, aclaró el delantero.

“Lamentablemente después de los últimos hechos que ocurrieron, uno no esperaba terminar de esta manera. Terminó dándose indirectamente porque no es algo que uno haya provocado. Estaba en casa, tranquilo, me vinieron a buscar y hoy termino siendo el villano y el malo de la película”, contó Forlán al programa A Fondo, de la 1010 AM.

PUNIT PARANJPE/GettyImages

“Como jugador de fútbol que soy, estuve trabajando previo a la situación de Peñarol y con mi hermano desestimamos otras ofertas (de Hong Kong y Estados Unidos entre otros países) por la de Peñarol. Era algo que para nosotros en su momento estaba descartado, pero me empezaron a llamar Leo (Ramos), algunos ex compañeros y Jorge (Barrera). Tenía la ilusión de volver y ponerme la camiseta de Peñarol. Tomé la decisión de querer hacerlo, pero de la nada se generó una situación inentendible que uno no provocó”, contó.


“Con mi hermano Pablo nos reunimos todos los días, y antes de reunirse con los dirigentes me dijo que tenía miedo que todo lo que se originó fuera un manejo político. Yo le dije que no lo creía, porque las elecciones ya habían pasado. Si hubiera pasado antes, podría haberle dado la razón”, agregó Forlán, quien narró los hechos que lo llevaron a darle la razón a su hermano.

“Fue un manejo político”

“Jorge (Barrera) cometió un error; por hacer una política inclusiva, a diferencia de lo que hacía Juan Pedro (Damiani), incluyó a todos los demás para formar parte del manejo del contrato. Previo a todo eso nos reunimos con mi hermano para manejar una estrategia de marketing por la cual Peñarol no tuviera que poner nada. Estoy viviendo acá, soy hincha de Peñarol y sé lo que vivieron este año los jugadores, que hace meses no cobran el sueldo. Entendía perfectamente la situación del club y no quería crear un problema más”, explicó.

“Como nos habíamos manejado, y con la experiencia de haberlo hecho en diferentes equipos por los que hemos pasado en distintas partes del mundo, íbamos a proponerle al club una estrategia de marketing donde trabajáramos los dos a la par, a diferencia de lo que pasó en mi pasaje por Peñarol. Eso para que el club no tuviera que sacar dinero para tener que pagar el contrato que se fuera arreglar. Esa esa nuestra idea inicial”, recordó.

“Pablo se sentó a hablar con los dirigentes de Peñarol y le hicieron una oferta, pero no hablamos de dinero sino de las formas. Cuando le dijeron el monto, se dio cuenta que no me querían. Él ahí ya vio que estaba acertado en la teoría que tenía. Se dio cuenta que no me querían y que era un problema político. A los días me enteré que había varios personajes en esa reunión que dijeron que a Forlán no lo quieren en Peñarol”, confesó Forlán.

“Me utilizaron”

“Esa situación llevó a mi hermano a decir dos cosas; entendió la situación del club y dijo que iba a trasladarme la oferta, y aclaró que yo no iba a ser hoy el jugador que marcará un parámetro ni el que tabulará los contratos de los jugadores referentes en el fútbol uruguayo. A la imagen que tengo debo defenderla, pero por mis compañeros. Porque los dirigentes, que son vivos e inteligentes, en el futuro terminan utilizando los nombres de jugadores referentes a la hora de pelear contratos con aquellos que lo precisan más. Viene un jugador ‘X’ y pide una cifra, y los dirigentes le dicen: ‘si Forlán tiene este contrato, vos no podés ganar más’. Y yo tengo que defender a mi gremio y hacer lo que corresponde. Si arreglo un contrato es porque las dos partes estamos de acuerdo”, argumentó.

“Esto fue un tema político. No me querían a mí. Fue un manejo para ensuciar la imagen del presidente, que recién está entrando en ejercicio. Me utilizaron. No nos dimos cuenta de la mala intención de cierta gente. Yo lamentablemente no la vi venir y quedé expuesto, siendo un jugador que, como todo jugador, quiere jugar, y como todo trabajador, quiere cobrar”, agregó, aunque aclaró que “muchas de las cifras que la gente manejaba” sobre su sueldo “eran mentira” ya desde su anterior pasaje por el club. “Si fuera por eso, tenía ofertas mejores”, añadió.

“Quería llegar a Peñarol a ayudar. El equipo viene de salir campeón, la gente está contenta y hay un presidente nuevo. Obviamente por lo competitivo que soy iba a querer ser titular, pero yo iba de otra manera. Con los jugadores de calidad que hay, iba a ayudar un poco más. ¿Qué más lindo que tener los jugadores de calidad internacional que hay además de los jóvenes que están saliendo y tener la posibilidad de jugar la Libertadores? Tenía la ilusión de jugar con un entrenador que me pidió después de un año sin jugar y que fue criticado todo el año y terminó ganando. Me acuerdo cuando lo querían echar y él dijo que a fin de año sería todo diferente. Obvio que quería estar con la camiseta que yo más quiero. Quería aportar, pero no me interesaba si los otros jugadores ganaban cinco o 10 veces más que yo. Yo quería que arreglar mi situación y que eso no implicara tocar las arcas del Club Atlético Peñarol. Con marketing, quedate tranquilo que se podía. O que le pregunten a algún especialista cómo es en los grandes clubes del mundo”, recordó.

“Hoy capaz que yo paso a ser el villano de la película porque la gente piensa que yo venía a cobrar mucha plata, cosa que está mal porque la gente habla sin saber y no es así. Pero si uno quisiera cobrar, es el derecho de todo trabajador y tampoco estaría mal, porque sino la gente se confunde. Todo el mundo trabaja y cobra. No debería ser mal visto una situación de esas. Ante esta situación, mi hermano se dio cuenta que fue un manejo político”, dijo.

“Yo perdí con los derechos de imagen, pero el fútbol uruguayo está ganando”

“El tiempo pone las cosas en su lugar. Esto es como lo que está pasando hoy con los derechos de imagen, que se destapó este año y empezó en 2010, cuando con mi hermano perdimos muchos contratos y banqué callado. En ese momento, reunido con varios compañeros de la selección, les hablaba de los derechos de imagen y no entendían nada. Nos tocó perder y era una situación en la que no podíamos hacer nada porque éramos mi hermano y yo contra todos. Perdimos y nos quedamos callados. Pero hoy el fútbol uruguayo está ganando y uno se siente gratificado porque al menos puso ese granito de arena para destapar algo por lo que se trabajó muchos años”, concluyó

LEER ARTICULO:  MERCADO | Peñarol pretende a Giovanni González para la próxima temporada

You May Like