Ayer, el partido ante el Barça y el Atlético de Madrid lo decidió Messi con una obra de arte. Su falta fue a la mismísima escuadra y ni el mismísimo Oblak pudo hacer nada para impedir que ese balón acabará en 'la jaula'

5a9d392e74758fcb1d000002.jpg

Lo curioso de la falta es que nadie se había percatado de que el arbitro del encuentro, había concedido a Messi dos metros 'de más' al haber posicionado la barrera colchonera a 11,3 metros, en vez de a 9.

Así lo han desvelado en el Chiringuito de Jugones:

De haber estado en a su correcta distancia, quién sabe si Diego Costa o Saúl hubieran llegado a tocar la pelota en la barrera cambiando por completo el resultado de la jugada.