El fichaje de Zlatan Ibrahimovic levantó un entusiasmo impresionante en la afición de Los Angeles Galaxy, pero después de la impresionante actuación que tuvo esta tarde, seguro tiene a toda la ciudad a sus pies.

Su equipo perdía por goleada ante su rival de ciudad, Los Angeles FC, pero al sueco le bastaron 20 minutos para anotar los dos goles del triunfo del Galaxy.

En esta ocasión, Zlatan se elevó a su máxima capacidad para conectar de cabeza un centro del inglés Ashley Young.

Al final, victoria de Los Angeles Galaxy con score final de 4 goles a 3.

¡Se armó la locura señores!