Tras el empate ante Islandia y la desastrosa derrota frente a Croacia en el Grupo D del Mundial de Rusia 2018, Argentina vivió como una final el partido de Nigeria ante los vikingos, ya que necesitaba sí o sí una victoria de los africanos para seguir teniendo chances certeras de clasificarse a la siguiente ronda.

Por eso, muchos argentinos que llegaron a Moscú para ver los partidos de la Albiceleste se juntaron en diferentes bares de la "Plaza Roja" para vivir el trascendental encuentro, lo sufrieron como propio y terminaron festejando los dos goles que le dieron la victoria a Nigeria.

Luego de un primer tiempo parejo y sin ventajas, en el complemento Ahmed Musa se hizo cargo del equipo y se convirtió en la figura tras marcar los dos goles del conjunto verde y blanco, al que Argentina enfrentará el próximo 26 de junio con la obligación de ganarle y esperar que Islandia no haga lo propio ante Croacia (si ocurre, entrará en juego la diferencia de gol).

La estrepitosa caída 3 a 0 frente al equipo que tiene como figuras a Luka Modric e Ivan Rakitic pegó muy fuerte en todo el público nacional, que ya estaba prácticamente resignado y ahora, gracias a Nigeria, volvió a renacer.