Yerry Mina, cuestionado de cara la próximo curso en el FC Barcelona ante la alta probabilidad de que Clément Lenglet termine en la disciplina azulgrana, está haciendo un Mundial como para aumentar su valor de mercado.


El zaguero de Guachené (Colombia) llegó en el mes de enero a la Ciudad Condal por 11,8 millones de euros, procedente del Palmeiras de Brasil. En las seis oportunidades que ha tenido (5 en LaLiga y 1 en la Copa del Rey) ha demostrado tener mucha iniciativa, permitiéndose dar órdenes a su compañeros. Sin embargo, esa confianza le ha jugado alguna situación incómoda sobre el terreno de juego por un exceso de la misma. En general, ha dejado buenas sensaciones en cuanto al juego aéreo, tanto defensiva como ofensivamente, pero tiene que mejorar en su posicionamiento.

El rendimiento de Thomas Vermaelen, cuando ha tenido un estado físico adecuado, ha sido mejor que el de Yerry Mina, lo cual hace que el colombiano sea el cuarto central de la plantilla, por detrás del belga y los indiscutibles titulares (Gerard Piqué y Samuel Umtiti). Además, hay que sumar la probable llegada de Clément Lenglet, del Sevilla, que lleva cocinándose desde hace semanas para confirmarse en los próximos días. 

fbl-wc-2018-match48-sen-col-5b38c57d3467ac9704000002.jpg

Según relata el diario As, la voluntad del FC Barcelona es buscar una buena oferta por un jugador que, tras anotar dos goles en el Mundial y ser el máximo goleador de Colombia por el momento, tendrá un atractivo en el mercado mayor que la cifra que los azulgrana pagaron por él hace seis meses. Habrá que ver cómo termina esta historia y si la llegada del zaguero galo provoca la salida de Yerry Mina. En ese caso, sería interesante ver también si se produce en forma de cesión o traspaso.

Image placeholder title

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!