Marco Van Basten, ex centrodelantero holandés que vistió con éxito las camisetas del Ajax y del Milan, analizó el Mundial de Rusia 2018 e hizo énfasis en los jugadores que ocupan la posición que tan bien supo representar.

“Este fue un Mundial en el que los número 9 la tuvieron muy difícil. Conectar con la pelota y tener espacio para poder usarla se les hizo complicado. Hemos vistos defensas muy cerradas, con poca posibilidad de pases entre líneas y jugadores como Neymar y Messi han tenido inconvenientes para explotar su juego. Los delanteros tuvieron que aprovechar las pocas oportunidades que se les presentaron", comenzó.

“Vimos equipos como Islandia, Dinamarca y Suecia que se defendieron con 10 hombres pero de un modo muy organizado. Eran un bloque que iba de derecha a izquierda, de adelante hacia atrás, sin dar un espacio para que conecten sus delanteros. Alemania contra México y Corea tuvo que hacer la siguiente ecuación: cómo tener más hombres en los metros cuadrados de ataque sin dejar libres los metros cuadrados de su defensa para un contraataque. Alemania llegó mucho y remató poco. No tuvo espacios para hacerlo", reconoció después.

“El fútbol en los Mundiales es un deporte de ciclos. Aparecen nuevas formas de jugar y luego surgen otras que resuelven los inconvenientes que se presentan”, finalizó Van Basten.