Con Luis Suárez con su posición de delantero titular, el Barça debe pensar en algún jugador que sea capaz de sustituir al uruguayo a lo largo de la temporada. Tras la negativa de Griezmann, el club no parece tener más planes para incorporar a otro jugador ofensivo en sus filas. Por lo que tendrá que buscar la solución en uno de los dos jugadores considerados transferibles: Munir y Alcácer.

Desde que llegó procedente del Valencia, Paco Alcácer ha tenido el rol de suplente fijado. Con ganas de iniciar su tercera temporada en el equipo, planea aprovechar los minutos en los que pueda jugar. El Barcelona no ha recibido ofertas por el español. Pese a que existen interesados por el valenciano, todos están alejados de las pretensiones económicas blaugranas.

barcelona-v-athletic-club-la-liga-5b5073383467ac3dc2000016.jpg

Por otra parte, está Munir, que ya ha vivido una situación similar en 2015. En aquella ocasión, tenía como competidor a Sandro. El madrileño tiene un año de contrato todavía con el equipo, pero no ha mostrado intención de renovar. Su deseo es finalizar su contrato, para tener la libertad de negociar su futuro sin problemas.