Se le complicaba el partido a la Juventus en su visita a Empoli. Desde temprano, el equipo local ganaba por 1 a 0 y el empate tardaba en llegar.

Pero Paulo Dybala fue derribado en el área y el árbitro marcó el punto del penal. Cristiano Ronaldo se encargó de ejecutarlo y marcó el 1 a 1 parcial.