By 90Min
November 07, 2018

En la antesala de los clásicos se suele decir que son partidos aparte, que no importa cómo lleguen ni futbolística ni anímicamente ya que todo se definirá en esos 90 minutos. ¿Qué debemos opinar entonces sobre éste Boca-River, que durará 180 y que definirá nada menos que una Copa Libertadores de América?

Si bien personalmente coincido con la frase recién mencionada, también hay que mencionar los antecedentes de cada equipo para poder trazar un análisis correcto y no minimizar todo a lo mental: al fútbol se gana también jugando.

Yo creo que es una mezcla entre personalidad para recuperar el balón cuando no la tengo y la misma personalidad para pedirla en todo momento con el objetivo de dársela redonda a un compañero. Y aprovechar a los futbolistas que están en estadio de gracia, claro.

A la hora de analizar línea por línea, decíamos que claramente Franco Armani está por encima de Agustín Rossi, y que en la defensa el Millonario también estaba un poco más firme.

Sin embargo, en éste último ítem los de Guillermo han venido mejorando con el correr de los partidos. Lisandro Magallán cada vez comete menos errores, y se lo nota mucho más firme que en sus inicios, y la llegada de Carlos Izquierdoz fue clave ya que es el líder de la zaga. Las dudas están más por los laterales, ya que Leonardo Jara fue decayendo y Julio Buffarini nunca se termina de consolidar. Por el otro lado, Lucas Olaza le ganó claramente el puesto a Emmanuel Más.

JUAN MABROMATA/GettyImages

La clave de todo estará, como casi siempre, en el mediocampo. Y ahí es donde Boca no se va a achicar. Wilmar Barrios es el cinco combativo que todo entrenador quiere, porque te soluciona todo. Te ocupa los huecos, te come cuando venís con la pelota, y trata de complicarse lo menos posible al ser el primer pase. Más adelante tenemos a Nahitan Nandez, que se ganó su lugar a base de sacrificios constantes. Es incansable, y tiene el ADN boquense: huevo y corazón. Luego aparece el capitán Pablo Pérez, que es una mezcla entre generosidad para marcar y calidad para crear. Allí River tendrá problemas, sobre todo en el partido de ida donde Leonardo Ponzio no podrá ser de la partida.


Marcelo Endelli/GettyImages

En la delantera el Xeneize tampoco se achica. Y es que, luego de volver en flojo nivel tras su grave lesión, Darío Benedetto sorprendió a todos adueñándose de la serie ante Palmeiras: en la ida, entró en el complemento y convirtió los dos goles (el segundo, una joyita) para que La Bombonera lo vuelva a corear, y en la vuelta hizo lo propio con un tanto para sentenciar la serie. 

El goleador pide más pista que nunca y está agrandado, por lo que seguramente irá desde el inicio junto a Ramón Ábila (que siempre se las ingenia para hacer goles) y Cristian Pavón, que a pesar de no estar en su mejor momento siempre es peligroso. De última, si no rinde, espera sentado Sebastián Villa, quien ya mostró credenciales. ¿Querés más? Lo acompaña un tal Mauro Zárate. Eso es Boca...

You May Like

HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
OUT
HOLE YARDS PAR R1 R2 R3 R4
IN
Eagle (-2)
Birdie (-1)
Bogey (+1)
Double Bogey (+2)