El equipo neraozzurri ha sido sancionado con dos partidos a puerta cerrada, mientras que el sector de "La Curva" no podrá asisitir en tres. La forma en la que una parte de la afición se dirigió hacia Kalidou Koulibaly ha sido la que ha provocado dicha medida punitiva.

Inter de Milan y Nápoles, tercer y segundo clasificado de la Serie A se citaron en el envite correspondiente a la jornada 18 de la competición, con victoria local por la mínima pero derrota de principios en la grada. Un sector de los presentes locales se dirigieron al zaguero visitante, de nacionalidad francosenegalesa, de forma despectiva por su lugar de origen. 

Desde la Federación Italiana se ha hecho saber que el Stadio Giusseppe Meazza permanecerá cerrado para los aficionados en las dos próximas contiendas donde los neroazzurri ejerzan como locales. Además, tanto Lorenzo Insigne como el propio Kalidou Koulibaly no podrán jugar en las próximas dos citas con los Partenopei.

Por si no fuese suficiente, la Serie A se podría suspender de forma indefinida a raíz de los incidentes posteriores del envite, donde se enfrentaron seguidores radicales de ambas entidades que terminaron con un muerto de los locales.

Image placeholder title

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!