By 90Min
February 02, 2019

Una vez que ya ha resuelto las urgencias de esta temporada con la contratación de Álvaro Morata para el próximo año y medio, el Atlético de Madrid ahora deberá centrarse en asegurar los pilares de su proyecto a corto plazo. Y es que, todo hace indicar que Godín y Filipe se van a marchar este próximo verano y los colchoneros no se pueden permitir otra salida importante.

En este sentido, Cerezo y Gil Marín tendrán que afrontar tres renovaciones clave que marcarán el futuro de la entidad rojiblanca y que serán claves para los éxitos que puedan cosechar. Por un lado, la más importante, la del hombre que ha sido artífice de todo con su filosofía y su manera de dirigir al equipo. Estamos hablando del 'Cholo' Simeone.

El técnico argentino es el ideal para el banquillo rojiblanco. Ahora mismo es impensable que alguien suceda al 'Cholo' porque él ha sabido instaurar una filosofía de equipo en la que ha sacado lo mejor de sus jugadores y de la afición. Todos están a muerte con él y sería un palo muy duro su marcha. Es por esto que la directiva ya se ha puesto manos a la obra para ampliar el contrato del actual entrenador hasta 2022, ya que finaliza actualmente en 2020. Pese a que todavía no hay un anuncio oficial, parece que todo está bastante encarrilado.

Una vez que se solucione el tema de Simeone, el segundo pilar que se deberá mantener es el de la portería. En el Atlético están convencidos de que Jan Oblak es el mejor portero del mundo y este quiere que le reconozcan ese mérito y que se refleje en su próximo salario. Y es que el esloveno acaba contrato en 2021 y ya ha sido tentado por grandes clubes europeos que le pagarían mucho más de lo que percibe actualmente.

Es por esto que el guardameta anda un poco intranquilo con su situación actual. No obstante, Simeone le ha emplazado a que tenga calma y el club también está trabajando para poder convencerle con un buen sueldo para que desoiga los cantos de sirena y se quede en el club como hizo Griezmann el año pasado.

Por último, el Atlético deberá centrarse en un jugador que, pese a que tiene contrato en vigor hasta 2024, podría estar muy cerca de marcharse el próximo verano. En este caso se trata de Lucas Hernández. El defensor es considerado como el jugador más prometedor del club. Si ya con 22 años se ha ganado la titularidad en el Atlético y en la selección francesa, este chico está llamado a ser uno de los mejores centrales del mundo.

El Bayern de Múnich estuvo a punto de llevárselo en el mercado invernal, pero finalmente no se completó la operación y todo hace indicar que volverán a la carga en julio. En este caso, las posturas de ambas partes están bastante alejadas, puesto que el Bayern le ha propuesto un salario de 8,5 millones de euros anuales, algo a lo que los rojiblancos en ningún caso pueden llegar.

Para acometer todas estas subidas salariales, el conjunto madrileño deberá liberar más masa salarial con la venta de uno o varios jugadores. Diego Costa está en la rampa de salida, puesto que en China tiene muy buen cartel. La marcha de Godín y Filipe dejará también más margen, pero también un vacío en la plantilla que deberá ser llenado con la contratación de nuevos jugadores.

You May Like