By 90Min
February 04, 2019

Los ojos de media humanidad vuelven a girarse hacia Barcelona. El Camp Nou se prepara para acoger el primer de los tres Clásicos que FC Barcelona y Real Madrid disputarán este mes. La Copa del Rey nos ha regalado un eliminatoria de altura entre los dos grandes equipos de España y mientras que los aficionados al fútbol esperan ver a los mejores jugadores del mundo sobre el terreno de juego, en Barcelona sólo miran a un hombre: Leo Messi.


El corazón de los azulgranas se encogió a ver cómo el crack argentino sufría una contractura en el partido ante el Valencia y todavía no se ha entrenado con sus compañeros. Aunque parece que el jugador podrá estar disponible no lo estará al 100% y nadie asegura que aguante los 90 minutos o que incluso se agrave la lesión.


Ernesto Valverde tiene un dilema importante: ¿debe forzar Messi y jugar el partido de ida?. Hasta ahora la Copa había servido para dar oportunidades a los menos habituales y el argentino sólo ha jugado por exigencias del guión, pero cuando el rival que tienes enfrente es el Real Madrid, la competición adquiere un matiz diferente y se pone toda la artillería sobre el terreno de juego. Messi pasa de ser el salvavidas a ser el artillero principal pero las cosas se torcieron y lo que el viernes parecía una apuesta segura ahora es un problemón.

Soccrates Images/GettyImages

El martes será el día clave y entre Valverde y Messi tomarán una decisión. El técnico siempre ha recalcado que su prioridad es LaLiga y viendo el exigente calendario que le espera al Barcelona la mejor opción para el argentino es que descanse y no juegue ante el Real Madrid en el Camp Nou. Los esfuerzos que ha hecho el jugador en la remontada ante el Sevilla y ante el Valencia empiezan a hacer mella y lo que en un principio parece un susto menor puede agravarse si juega ese choque ante los blancos.


El argentino es el primero que quiere estar presente en este partido pero en el horizonte se presenta un duro choque contra el Athletic de Bilbao que no suele ponerle las cosas fácil al Barcelona, y además siempre quedará el partido de vuelta y un clásico de Liga en el que los azulgranas podrían asestar un golpe definitivo a la competición. Arriesgarse a que juegue Messi en el Camp Nou podría agravar la situación y aunque un Messi cojo también marca la diferencia sobre el campo no será hasta el día 27 cuando el Santiago Bernabéu dicte la sentencia de la eliminatoria. Si descansa, el crack llegará en pleno rendimiento a ese partido y no tendrá que lamentar un mal peor.

Quality Sport Images/GettyImages

Con Messi el Barcelona tiene un as en el campo pero sin él también hay motivos para estar optimista. En el partido de la primer vuelta de Liga los azulgranas se impusieron 5-1 sin el crack argentino que estaba lesionado. Cierto es que este Madrid no se parece mucho a aquel, pero si el Barcelona ya superó una vez a su rival sin su estrella pueden volver a hacerlo.


La temporada del FC Barcelona no depende de lo que pase este miércoles. Un partido por mucho que sea contra el Madrid no puede condicionar el devenir de tres competiciones y  menos cuando la ansiada Champions vuelve a aparecer en escena. Arriesgarse innecesariamente a perder a Messi por más tiempo es una temeridad que sí podría complicar las aspiraciones de los azulgranas al triplete. Pero como siempre la última palabra la tendrá el futbolista, y si mira más allá del miércoles verá que la opción de descansar es lo mejor para él. Hasta entonces lo único que podemos hacer es esperar.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like