By 90Min
February 08, 2019

Se acerca la época más importante del año para todos los equipos de fútbol, esos meses en los que cada partido cuenta el doble, hablamos de finales adelantadas y los técnicos buscan que sus jugadores estén en su mejor forma y lo más frescos posibles. Esta última mitad de campaña, llegando incluso al tercio final, es crucial en las aspiraciones de cualquier club de cara al final del curso, pero más aún para el Real Madrid.

Los blancos acostumbran a comenzar todas las temporadas generando dudas, y esta no ha sido menos, pues han firmado uno de los peores arranques de su historia, con destitución de entrenador incluida. Sin embargo, ahora llega el momento en el que los madridistas meten una marcha o dos más, o incluso tres este año, para dejar claro que siguen presentes en la lucha por todos los títulos y que no se les puede dar por muertos.


Aitor Alcalde/GettyImages


Todos los jugadores de la primera plantilla conocen la importancia de esta etapa del año, de este tercer trimestre en el que se juegan mucho más que partidos, lo que está en juego son campeonatos. Pero no todos, pese a la gran cantidad de partidos que copan el calendario blanco, tienen las mismas oportunidades y eso suele venir derivado del trabajo de los mismos en cada entrenamiento.

En esta situación se encuentra Isco Alarcón, tanto actualmente como desde la llegada de Santiago Solari. El centrocampista español no ha conseguido ganarse la confianza del técnico argentino en ninguno de los pocos partidos que ha disputado y sus encontronazos se repiten semana si y semana también. El último ha sido hace escasos dos días, cuando el malagueño manifestó su descontento, totalmente razonable, con las pocas oportunidades que su entrenador le está brindando desde su llegada.



Su perfil personal de Twitter ha sido el último recurso que ha aprovechado el mediocentro del Real Madrid para dejar claro que su relación con Solari está lejos de la amistad. Isco contestó a unas palabras de Rubén de la Red, exjugador madridista y actual técnico de categorías inferiores, en las que afirmaba: "Isco tiene que saber que el Real Madrid no espera a nadie, son todos muy buenos y quién no está a la altura es pasado por encima por sus compañeros". Un dardo claro hacia el futbolista blanco que no atraviesa su mejor momento, propiciado también por su falta de minutos seguramente.


El malagueño aprovechó la respuesta al exmadridista para lanzar una puya a su entrenador al comentar que estaba "Totalmente de acuerdo con De la Red, pero cuando no gozas de las mismas oportunidades que tus compañeros la cosa cambia... Aún así sigo trabajando y luchando mucho a la espera de ellas", para finalizar su intervención con un siempre bien recibido "¡Hala Madrid!".


Unas palabras que para muchos han hecho empeorar la imagen que tenían sobre Isco y la que el propio futbolista proyecta a los aficionados del fútbol, teniendo en cuenta sus anteriores encontronazos tanto con el técnico como con la grada blanca, pero muy acertadas para otros. El mediocentro aprovechó una oportunidad inigualable para dejar claro que él continúa trabajando a la espera de unas oportunidades que por más que haga nunca llegan.


Quality Sport Images/GettyImages


Un acierto de comentario con un claro tinte venenoso que, sin embargo, parece no haber afectado mucho a Solari. El argentino declaró en rueda de prensa que "el trabajo del futbolista profesional es entrenarse al cien por cien para estar al servicio del equipo, que está muy bien. Cada jugador trabaja muy bien, con muy buena predisposición en cada entrenamiento para hacer que el equipo sea el protagonista en cada partido como estamos haciendo". Para posteriormente hacer de menos el trabajo de su jugador al responder con un escueto "bueno" al ser cuestionado por si le molesta la conducta del mismo.


Al igual que Isco, Solari también fue claro y de nuevo repitió: "El fútbol es trabajar y poner el talento al servicio del equipo, entrenar al cien por cien en cada entrenamiento, dar todo. Ese es el trabajo del profesional para estar disponible cuando le toque jugar". Lo que está claro es que a Isco el talento y el trabajo no le faltan, pero en cuestión de oportunidades parece que su entrenador tiene otras prioridades.

You May Like