By 90Min
February 20, 2019

El pasado domingo se llevó a cabo una edición más del Clásico Capitalino entre Pumas y América, donde los felinos buscaban quitarse la hegemonía de los azulcremas y finalmente lo lograron al vencer 1-0 en el Estadio Olímpico Universitario gracias a la solitaria diana del delantero paraguayo Carlos González.



Esta fue la primera ocasión que los universitarios pudieron vencer a las Águilas desde que Miguel Herrera tomó el mando del club en sus dos diferentes etapas, lo cual hizo más emotivo el triunfo, además en parte porque Bruno Marioni no ha conocido la derrota al frente de la UNAM al cosechar dos triunfos y un empate.

Una de las situaciones que más morbo había generado en torno al Clásico era el regreso del chileno Nico Castillo al inmueble, que apenas hace un año era su hogar, sólo que ahora con la camiseta del odiado rival, sufriendo un hostil recibimiento por parte de la afición auriazul con billetes falsos y abucheos, que tal vez surgieron efecto pues pasó desapercibido en el enfrentamiento pese a haber arrancado como titular y jugado los 90 minutos.



Sobre como contrarrestar al andino físicamente, El Barullo compartió la fórmula en una entrevista con Fútbol Picante de ESPN, donde señaló que el factor determinante fue la altura de la Ciudad de México y el poco tiempo que el delantero lleva en el país y a la vez reveló cómo detuvo también a su compañero en el ataque, el colombiano Roger Martínez.

“Cuando nos enteramos el viernes que ‘Piojo’ dio al equipo… yo fui extranjero, llegué a la Ciudad de México y me llevaron poco a poco. En los primeros dos partidos estuve en la banca. Físicamente es muy difícil adaptarse a la altura y sabíamos que habían pasado diez días y era difícil que (Castillo) pudiera expresarse de buena manera, por lo que sabíamos que sí movíamos la pelota, le iba a costar mucho los trayectos. Roger (Martínez) es un jugador que aguanta la pelota, pero le cuestan los recorridos. Una virtud del rival la transformamos en un defecto”, explicó.


Por otro lado, el campeón con Pumas en el Clausura 2004 indicó que no necesitó hablar con sus pupilos sobre la goleada que recibieron en la pasada Liguilla del Apertura 2018 para motivarlos, sino que ellos mismos con saber que era un Clásico salieron a dejarlo todo en el campo y por ello solamente se enfocaron en preparar bien su estrategia analizando correctamente al contrario.

“Un partido contra América es suficientemente motivante para un jugador. Lo que tenemos que hacer es preparar bien el partido, analizar bien al rival, saber sus defectos y virtudes y contrarrestarlas, se hizo un buen partido, fue un equipo ordenado y se ganó bien el partido”, finalizó el exestratega de Venados de Mérida.



El próximo compromiso de los Pumas será el domingo 24 de febrero cuando reciban en Ciudad Universitaria a un enrachado León que viene de golear a AméricaToluca, en partido correspondiente a la Jornada 8 del Torneo Clausura 2019.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!

You May Like