El arranque de la temporada 2019 en la MLS trajo consigo un juego histórico: el más helado de la historia. Con una escalofriante temperatura de -8ºC, Colorado Rapids recibió a Portland Timbers en el Dick's Sporting Goods Park.

La nieve que emanó de la temperatura obligó a que se marcaran las líneas del césped para poder distinguirlas y que el balón fuera naranja. Encima, hasta el árbitro terminó congelado.

Por si faltaba más, el juego fue un verdadero partidazo. El Colorado vino de atrás en dos ocasiones y lo empató a tres goles en el último suspiro del encuentro, mismo que disputó con un jugador menos desde el minuto 26'.

La TV estadounidense y algunos medios del país americano rescataron varias imágenes que no tienen desperdicio. Y es que, en verdad, el partido se jugó literalmente en y entre la nieve.