La salida de Bale una vez finalice la temporada parece cantada. Nadie apuesta ya por que el jugador galés de un golpe sobre la mesa y se haga merecedor de seguir en el Real Madrid la próxima temporada. Incluso el propio jugador parece que lo da por hecho con gestos como contra el Levante, donde dejó de calentar antes de entrar al campo y cuando marcó de penalti, rehusó de celebrarlo con Lucas Vázquez.

Si seguimos recopilando motivos de por qué Bale se ha hecho dueño del primer puesto en la rampa de salida, no hay más que ver los datos estadísticos del jugador. El delantero solo lleva 13 tantos en 34 encuentros esta temporada, cifras bastante pobres, pero la realidad aún puede ser peor.

A Bale le pesa jugar en el Bernabéu. No es que no haya rendido contra Barça y Ajax en los dos últimos partidos, es que lleva casi toda la temporada sin hacer nada en casa, por no decir todo el año. Bale no marca en casa desde el 19 de septiembre contra la Roma en Champions League. Desde entonces nada, y han pasado ya casi 6 meses en los que hasta 37 jugadores distintos han logrado ver puerta. Bale ha marcado goles, pero todos ellos lejos del Bernabéu.

fbl-eur-c1-real-madrid-ajax-5c80e4bec4cbcc8332000001.jpg

En total, solo ha marcado 3 goles en casa esta temporada. Los otros dos los hizo a Getafe en la primera jornada de Liga y al Leganés en la tercera jornada. El único 'consuelo' de Bale es que no es el único al que le han ido mal las cosas en el plano ofensivo. El bajón de cara al gol está generalizado en toda la plantilla y el equipo, como recoge el twittero MisterChip, solo ha anotado 38 goles esta temporada en casa.