En el momento que más sufría el Liverpool, Van Dijk metió el segundo de su equipo para darle paz a todos los reds.

El encuentro se puso 2-1 para los ingleses y la clasificación está cada vez más cerca.