Con la llegada de Zidane al banquillo del Real Madrid, uno de los jugadores que vuelven a sonar con fuerza para reforzar el equipo blanco la temporada que viene es Christian Eriksen

tottenham-hotspur-v-real-madrid-uefa-champions-league-5c8a218aba5856f199000022.jpg

Antes de que el francés se convirtiera en entrenador del equipo de la capital, parecía que el interés en el centrocampista danés se había esfumado, y que para los próximos años el equipo confiaría en Modric y Ceballos. Pero ahora todo ha dado un golpe de teatro. Con Zidane el año pasado, Ceballos gozó de muchos menos minutos de los que ha disfrutado esta temporada, y eso podría ser un indicativo de que el técnico francés quiere un jugador para reforzar su centro del campo.

Por otra parte, Eriksen acaba contrato con el Tottenham en 2020, y parece que su intención es la de no renovar. De acuerdo con Mirror, si el equipo de Londres no quiere que su estrella se marche completamente gratis en poco más de un año, debería intentar traspasarlo este verano por una cantidad muy inferior a los 250 millones de euros que exigía Daniel Levy, presidente del equipo, el pasado mes de agosto. 

Christian Eriksen es un jugador de perfil parecido al de Modric. Partiendo desde la media punta, muchas veces retrasa su posición (como ha hecho el croata en el Real Madrid) para bajar a recibir y comenzar a organizar el juego. Tiene una excelente visión de juego y un fantástico golpeo de balón, lo que lo convertirían en un candidato ideal para alternarse con el actual Balón de Oro en las alineaciones del Real Madrid.

[youtube:https://youtu.be/kjTOVtdLRvk]

Su agente, Martin Schots, habló con Mirror, pero no dio pistas sobre su futuro: "Christian solo se está centrando en el fútbol. No quiero agregar nada más a la especulaciones sobre el contrato de Eriksen y sobre su futuro en el fútbol.  Ha evolucionado mucho y ha pasado de ser un talento a un gran jugador de clase mundial"


fbl-eur-c1-tottenham-real-madrid-5c8a2167ba58566336000001.jpg

El interés en jugadores del Tottenham por parte del Real Madrid no es algo novedoso. En los últimos años, dos de los grandes fichajes que han hecho los blancos han llegado del equipo londinense: el primero, Luka Modric, vigente Balón de Oro, que en el verano de 2012 llegaba al Bernabéu a cambio de 38 millones de euros, en lo que ha sido uno de los fichajes más rentables de la historia del club. El segundo, Gareth Bale, apenas un año después que el croata, siendo en su momento el fichaje más caro de la historia, al desembarcar en el conjunto blanco por 101 millones de euros.