By 90Min
August 31, 2019

Dos días para el cierre de mercado. Neymar, como un amor de verano, desaparece en septiembre. La opción del brasileño por el Barcelona empieza a caerse como pronto lo harán las hojas, esas que mueren tras haber sido felices con el calor estival pero prefiriendo la muerte al frío invierno a la intemperie. 


Neymar ha sido esa joven chica de sonrisa perfecta que te encandila en una larga, aunque realmente parece corta, noche de verano. Esa chica con la que viste amanecer entre la arena de la playa, alguna copa de más y un amor desesperado. Aquella con la que seguiste quedando pero que, llegado septiembre, ha de volver a su ciudad. Todo sigue tras ella. El problema es que el Barcelona ha sacrificado demasiado por este amor.

FRANCK FIFE/GettyImages


Los culés han llegado a ofrecer hasta a siete jugadores para poder tener a su amado. Coutinho, Umtiti, Todibo, Arthur Melo, Nélson Semedo, Ivan Rakitic y Ousmane Dembélé. Siete nombres, siete amigas, siete posibles parejas que el Barça ha despreciado solo por una figura. Solo uno de ellos se ha ido. El resto, aunque dispuestos a luchar por prolongar el amor, se han sentido despreciados, infravalorados. 


Sienten que no son nada para el club en comparación de Neymar. Como aquella chica que solo hablaba contigo cuando él pasaba de ella, pero que sabías que en el momento en que él le hablara, ella se volvería a ir. A veces el fútbol es mucho más parecido de lo que algunos creen a una historia de amor… y no por ver a tanto hombre corriendo en calzoncillos largos.

Tal vez he vivido demasiadas veces la situación de ser segundo plato. Tal vez la he vivido las veces justas para poder enfatizar con esos siete culés que sienten que no son nada en comparación con él. Ahora, dolidos, podrán tener dos reacciones. Tirar de orgullo y demostrar que pueden aportar mucho más y que son insustituibles… o aprovecharse del Barça, ganar sus millones y que juegue otro, total, ellos no les querían allí. Ser un Arda Turan pero con razones de peso.

KARIM JAAFAR/GettyImages


El Barcelona, loco de amor, le ha faltado al respeto a siete hombres dispuestos a morir por la elástica y por su afición. Están por ver las consecuencias.

You May Like