By 90Min
September 24, 2019

El 31 de agosto, con el FC Barcelona perdiendo por 1-0 contra el Osasuna en El Sadar y en el minuto 50 de partido, Carles Pérez centra un balón en el área desde la derecha. En el aire, con un salto espectacular, el delantero del Barça se eleva por encima de su defensor y conecta un remate de cabeza perfectamente dirigido que supera a Rubén.

El delantero no es Lionel Messi, ni Luis Suárez. Tampoco Antoine Griezmann, ni siquiera Ousmane Dembele. Tiene 16 años y es una de las perlas de la cantera azulgrana. Ansu Fati, el goleador más joven de la historia del Barcelona y el tercero más joven de la historia de la Liga.

Una semana antes, Ansu Fati se había convertido en el segundo debutante más joven de la historia del FC Barcelona cuando apareció en los últimos compases de la victoria sobre el Real Betis. Con sólo 18 días más que Vicenç Martínez en 1941, Fati, había dado el salto desde el equipo B del Barça para entrar en el once inicial de Ernesto Valverde.


La foto de Fati siendo abrazado por un sonriente Lionel Messi en su debut se hizo viral. El canterano contaba con la bendición del emblema azulgrana. Ante el Valencia llegó su gran actuación. Salió de titular y en 10 minutos ya había marcado un gol y dado otra asistencia para encarrilar un partido que terminaría con victoria por 5-2.

Nacido en la antigua colonia portuguesa de Guinea-Bissau (123 en el ranking mundial de la FIFA), Fati es hijo de Bori Fati, un exfutbolista que había dejado su país natal para ir a Portugal y, más tarde, a España en busca de un futuro mejor. Después de establecerse en la pequeña ciudad de Herrera, en la provincia andaluza de Sevilla, los hijos de Fati padre (Ansu y Braima) se unieron al equipo de fútbol local Escuela de Fútbol de Herrera, el equipo regional CDF Herrera. 

El primer entrenador de Ansu, de 10 años, fue Jordi Figueroa, un hombre con más de 10 años de experiencia, que en ocasiones había visto a algunos de sus jóvenes pupilos irse a jugar al Sevilla, Málaga y otros equipos importantes de Andalucía. Sin embargo, el técnico nunca había visto un talento como el de Ansu Fati. 

-A primera vista, ¿esperaba que el joven Ansu fuese una estrella?

-"Sí, pero no tan rápido", dice Figueroa en exclusiva para 90min. "Era muy obvio que tenía talento. Era un chico totalmente diferente. Ya había aprendido mucho en su país. Fue muy sorprendente ver a un niño que ya era tan diferente del resto a una edad tan temprana. Ya tenía todas las cualidades físicas y técnicas de alguien mucho mayor", asegura Figueroa.

Tanto era el nivel de Fati a esa edad, que llegaron a preguntarse si realmente tenía esa edad. "Su nivel de juego no se correspondía con su edad, así que comprobamos en el registro del propio ayuntamiento que los datos eran reales. Después de eso, se confirmó. Debido a su habilidad, lo pusimos en el grupo de mayor edad", revela Figueroa.

En cuanto a su privilegiada técnica, Figueroa nos da la clave. "Su padre nos dijo que en su infancia, en Guinea, aprendió a jugar con un balón que hizo enrollando calcetines juntos hasta que formaron un balón. A todos nos conmovió ese detalle.Sus compañeros de equipo solían aprender de él en los entrenamientos", destapó el técnico, algo que da aún más valor a su trayectoria.

Aitor Alcalde/GettyImages

El adolescente, que ya tiene la nacionalidad española después de recibir su pasaporte este mes, sirve de inspiración para la próxima generación de aspirantes a estrellas en Herrera. Figueroa cae en la cuenta de que el ídolo de Fati durante sus dos años en el Herrera fue  Cristiano Ronaldo, aunque nunca vio al joven con una camiseta del Real Madrid de CR7.

Sin embargo, para un jugador tan dominante a su edad, Fati carecía del egoísmo percibido de su ídolo "Lo más típico que hacía era recuperar el balón en defensa  y correr hasta el área  contraria y luego buscar a un compañero para que marque el gol. Le gustaba marcar, pero cuando se trataba de eso, nunca era lo más importante para él".


"Le gustaba ayudar a sus compañeros de equipo. En la semifinal de un torneo, recuerdo que buscaba una opción para pasar, pero no había ninguna, así que fue y se preparó para conectar una chilena por él mismo. Fue un gol increíble", recuerda Figueroa. 

En relación a cuál es la mejor posición de Ansu Fati, Figueroa no lo tiene claro.  "Depende de las necesidades del equipo, pero puede ser utilizado en cualquier posición. Puede jugar en cualquiera de las bandas o en la punta de ataque como un número nueve. Su movimiento desequilibra enormemente la defensa y ofrece mucho apoyo a todos sus compañeros", analiza el entrenador.

Aitor Alcalde/GettyImages

Figueroa sigue en contacto con el chico que dejó Herrera hace apenas cinco años y que desde entonces ha alcanzado el estrellato. Justo antes del su debut contra el Betis, el técnico chateó con el jugador.  "Hablé con él después de su debut para felicitarlo y desearle toda la suerte del mundo y que mantenga  la calma. Le dije, ahora debes mantener la calma y no ser molestado por teléfono, debes estar un poco saturado y debes volver a la normalidad", reveló Figueroa, que augura en Ansu Fati un gran futuro.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like