By 90Min
September 24, 2019

Antonio Félix Carbajal Rodríguez, uno de los mejores futbolistas que ha dado México en toda su historia, El Cinco Copas, o como sus más cercanos le conocen: Don Toño. Nos concedió esta entrevista exclusiva para 90min


En esta segunda parte nos narra sus experiencias como futbolista y mundialista.


PARTE 1: EXCLUSIVA | La Tota Carbajal habla sobre su infancia e inicios en el mundo del fútbol


¿Qué recuerdos tiene de su trayectoria como futbolista?


En esa época invitaban al Casino Español. Un directivo, se ponía como tú, sentado ahí con una mesa de por medio. Este señor te invitaba a comer, en medio había un sobre, platicaba contigo este señor y no lo conocía. No te decía su nombre, ni yo trabajo en esto, pero te decía ojalá y llegues a triunfar en esto, sigue las instrucciones que se te dan. Ahí aprendías a comer.

Te daban los cubiertos, veías como se agarraban. Habrías el sobre eran diez pesos, era un dineral y aparte una planillas que se usaban entonces para viajar en el tranvía, que de la casa donde yo vivía a donde estaba el campo tenía que tomar yo dos tranvías y con eso las pagaba. Era una gratificación que te deban, te decían: “Tienes que ganarte un dinero jugando fútbol, pero tienes que ser un buen jugador”. Y aprendí, aprendí a jugar.

Se acaba el España, yo vivía en un barrio, San Rafael, de por medio del Río Consulado y Santa Julia. En aquella época había un ratero famoso, El Tigre de Santa Julia, era mi cuate. Él robaba, pero para ayudar a la gente 'jodida', él nos aconsejaba: “No sean tontos estudien, dedíquense al deporte, aprendan”.


De allí en el España, yo me dije, yo en México voy a ser un fracaso, el barrio donde vivía había peleas a cada rato, mano. Barrio contra barrio, campales. Qué también debo aclarar que llegaba a tal grado de: “Tú y yo ya nos caemos mal, vamos a darnos”.


Entonces los de cada pandilla eran el ring, prohibido meterse, tú decías me ganaste o te gane, un abrazo y ahí terminaba, fíjate, ya teníamos algo de principios. Y así llegue, estuve entrenando dos o tres días y luego debuté.


Fernando me decía, jugadorazo de esa época, se puso a tirarme a gol, le pegaba durísimo a la pelota, le decían no seas tan duro es un chaval. Me dolió, pero no iba a ser tan tonto en decir: “Ya me dolió”, estaba con los jugadorazos de esa época, y me dijo: “Chaval, tu vas a llegar muy lejos, vas a triunfar”. En ese entonces yo tenía prohibido jugar fútbol, porque en la calle Velázquez de León ahí atropellaron a mi hermano por jugar fútbol.

Image by Yosi Haras


¿Qué le dijeron sus padres al enterarse que jugaría para el España?


Le dio pena a mi papá porque lo primero que cobré. A él le regale un coche, era taxista, a mi madre una casa. De esas veces que un padre te pide perdón. Solamente una vez me fue a ver jugar, y cuando lo vi, él estaba escondido.


Entonces viene un tiro de esquina y lo veo, que estaba ahí metido mi papá y me puse tan nervioso que del córner nos hacen gol. Se quedó mi papá viéndome y me dijo, adelante, adelante, tú puedes. Me animó. Ganamos el partido.


¿Qué recuerdos tiene de su participación en los Juegos Olímpicos y las cinco Copas del Mundo?


Caray, muy agradable. No sé si te acuerdes tú del general Humberto Mariles que quedó campeón de hipismo, de salto, los admiré en la Olimpiada. Entonces era recién terminada la Guerra (segunda guerra mundial), la guerra terminó en el 45'. Había una pobreza absoluta cuando en el 48' fue la Olimpiada. Veías a la gente pobre, pobre.


Nosotros estábamos, no había hoteles como ahora, nosotros dormíamos en los campos militares de esa época, todos los países, todos. No es como ahora que llega a un hotel X equipo y otro a otro, ahí todos nos juntábamos con todos y te pasabas días felices.


Pedías permiso, que va a ver carrera, pues vamos a ver la carrera de 100 metros, el maratón.

Ese espíritu olímpico que hay entre todos los contendientes, entre todos los diferentes deportes convivir con ellos te agradaba, sobre todo el apoyo que se sentía. Por ejemplo el general Humberto Mariles nos invitaba y nos enseñaba lo que es el hipismo, los movimientos de un caballo, ya el caballo sabía lo que tenía que hacer: “Fíjense en un animal, con este golpecito que le di ya sabe lo que tiene que hacer”.

Copas del Mundo:


En ese momento no te pagaban, claro el hotel, pero los viáticos nunca los recibías, pero en ese momento ya ni te acordabas de eso. Hasta la fecha seguimos igual, hasta cuándo llegaremos al quinto partido.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

You May Like