El guardameta alemán Loris Karius vivió una de sus peores jornadas en la final de la Champions League, siendo responsable directo en dos de los tres goles con los que su equipo, el Liverpool, terminaría cayendo a manos del Real Madrid y se tuviera que conformar con el subcampeonato.

En medio del mal momento que pasó, no pudiendo controlarse en su llanto tras el pitazo final, teniendo que ser consolado no solamente por sus compañeros, sino además por los jugadores del Real Madrid, que trataron de levantarles el ánimo, sin mucho éxito.

Una vez que ya se pudo recuperar en algo, Karius se acercó a los hinchas del Liverpool que se dieron cita en Kiev, y pese a estar en medio de las lágrimas, les pidió perdón por sus errores, teniendo como respuesta aplausos de parte de los seguidores del cuadro inglés, que lo apoyaron en el duro momento por el que pasaba.