Por mucho que le llamen 'pecho frío', puede que no haya nadie en Argentina con más ganas e ilusión en ganar el Mundial que el propio Messi. Es lo único que le queda como jugador por ganar y Rusia puede que sea su última gran oportunidad para hacer algo en la Copa del Mundo.

Pocas veces hemos visto a Messi celebrar un gol con tanta intensidad, sin contar los clásicos ante el Real Madrid, y eso que no son pocos los goles que ha marcado en su carrera, pero es que con su gol ayer se quitaba una gran losa de encima.

5b334b0c3467aced7400000b.png

Messi sabía lo que se jugaban y dio buena fe de ello durante la charla antes del inicio del segundo tiempo. La primera mitad acabó con empate a uno y antes de saltar al campo, Messi reunió a sus otros 10 compañeros para motivarles.

Messi 2

De nuevo, Messi callaba a los que le acusan de no sentir los colores de la camiseta de Argentina, demostrando con su charla ser el líder de la selección y sus verdaderas ganas de devolver a Argentina a la cima del fútbol mundial.