By 90Min
September 18, 2017

Peñarol festejó el gran triunfo clásico 2:0 a Nacional con goles de Cristian “Cebolla” Rodríguez, de penal, -decisión polémica de Christian Ferreyra que no señaló uno claro para los aurinegros en el primer tiempo- y Agustín Rogel en contra en la jugada donde intentó cortar el centro de Mathías Corujo. El carbonero, con Leo Ramos, cortó la racha adversa de tres años y se afianzó en la punta del Torneo Clausura. El tricolor sintió la expulsión de Diego Polenta -roja con Estoyanoff en el capítulo inicial- y sumó otra derrota. Retroceso en el Torneo y en la tabla anual.

WALTER MONTEROS/GettyImages


PEÑAROL 27 MESES INVICTOS. Peñarol hace 27 meses que no pierde un clásico oficial ante Nacional, el conjunto auriengro perdió por ultima vez oficialmente en el 2015.  

Peñarol ganó el clásico 2:0 en el Estadio Centenario y festejó su desahogo, cortando la racha de tres años sin éxitos. Los goles de Cristian “Cebolla” Rodríguez de penal –la decisión de Christian Ferreyra convenció menos que el que no dio en el primer tiempo por la mano de Espino- y el gol en contra de Agustín Rogel en el centro de Mathías Corujo y la arremetida de Gastón Rodríguez le dieron el gran triunfo.

MIGUEL ROJO/GettyImages

Celebraron los jugadores y Leo Ramos, el técnico, de la inestabilidad a la euforia. Peñarol justificó su victoria en el segundo tiempo donde se adelantó a campo adversario y manejó la pelota. Generó oportunidades y de la pena máxima por el penal que reclamó en la primera etapa –brazo derecho de Alfonso Espino- conquistó la ventaja y fue eficaz. Alejó a su histórico rival en el Torneo Clausura y también en la tabla anual. Walter Gargano, Ramón Arias, Lucas Hernández, la precisión de Maxi Rodríguez, mostraron los desempeños más importantes. Además, en lo anímico, acabó con la racha negativa. Pasaron más de tres años sin ganar el partido excluyente.

Las expulsiones en el capítulo inicial pesaron. Más allá que Nacional dispuso de posibilidades netas como la pelota en el palo de Viudez y la que sacó Ramón Arias en la línea, la salida de Diego Polenta –roja con Estoyanoff- obligó a cambiar y expuso al fondo. El valor adicional del capitán, corazón del equipo, no se disimuló. Martín Lasarte debió sustituir a Sebastián Fernández para reacomodar la zaga con Alexis Rolin. Obviamente, la ausencia de Diego Arismendi, bastión del mediocampo –una vez más sin el volante el final resultó adverso- también se sintió. El talento de Tabaré Viudez no alcanzó. Las manos vacías condicionaron al retroceso en el Clausura y la anual.

You May Like