By 90Min
September 26, 2017

El historial marcaba que Banfield llegaba a Arroyito para jugar ante Rosario Central con una racha adversa de 63 años sin poder ganar en dicho estadio. Por eso su entrenador y viejo zorro del fútbol, Julio Falcioni, utilizó una cábala cuando llegaba para disputar el encuentro, que le terminó funcionando.

"No entré el micro de culata por cábala, orden del cuerpo técnico. Nunca lo entramos marcha atrás", confesó José Luis Barrios, chofer del micro que traslada a la delegación del Taladro.


Ante la consulta a Falcioni, primero se hizo el desentendido: "No sé. Habrá sido Otero o Piccoli (ayudantes de campo). Aunque estemos en desventaja, siempre voy al frente", aseguró entre risas.


Tras la insistencia del periodista, el ex técnico de Boca se dio por vencido y admitió su cábala: "Fui yo, me hago cargo. No me gusta entrar de culata a los estadios. Cada uno tiene sus berrinches", subrayó.

Más allá de la linda historia, hay que reconocer que Banfield se llevó el partido por cuestiones meramente futbolísticas: en la goleada 4 a 0 en el Gigante de Arroyito el más destacado fue Darío Cvitanich, que se puso el partido al hombro y demostró cómo se deben jugar todos los encuentros: yendo al frente y con hombría.

You May Like